Semana de la Moda Clásicos modernizados de Tom Ford para abrir Nueva York

  • El diseñador estadounidense presentó una colección elegante y femenina como preámbulo de la apertura oficial

El diseñador estadounidense Tom Ford inauguró de forma extraoficial la Semana de la Moda de Nueva York, donde presentó una colección primavera/verano dominada por una vuelta a los clásicos, con elegantes y femeninos cortes combinados con encajes, pieles, flecos y plumas. Este año el modisto optó por faldas de tubo y ajustados vestidos con corte por debajo de la rodilla, rematados con frecuencia por delicados encajes en negro, blanco, beige y gris, y complementados por sencillos zapatos en punta. Para el día, las faldas se combinaban con sencillos jerséis de cuello alto o camisetas de tirante ancho, así como sensuales blusas de encaje transparentes y algunos tops más estructurados en imitación de piel de cocodrilo. Fue este material el que también utilizó tanto para cazadoras ceñidas o amplias, a la cadera o a la cintura, como para numerosos complementos, como bolsos y anchas pulseras. La expresión más homogénea en esta colección de Tom Ford fue su propuesta para vestir el cabello de todas las maniquíes, con un sencillo pañuelo en tonos tierra que cubría la mitad frontal de la cabeza y que se recogía detrás con un moño delicado. Para la noche, la firma optó por el movimiento, con voluminosos abrigos y chalecos negros compuestos por ligeras plumas y vestidos y faldas de largos flecos en blanco, gris o marrón. Las clásicas gabardinas también encontraron su hueco en la pasarela, tanto en negro como en beige, así como americanas de telas satinadas ajustadas a la cintura. Participaron en el show modelos de la talla de Gigi Hadid, y la hija de Cindy Crawford, Kaia Kerber. En el front row se reunieron Anna Wintour, directora creativa de Vogue; Tom Hanks y su mujer, Rita Wilson; Paris Jackson, hija de Michael Jackson, y la top brasileña Adriana Lima, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios