Actualidad

Apertura de juicio oral contra la acusada de asesinar al niño Gabriel

  • El Juzgado de Instrucción remitirá todas las actuaciones al tribunal del Jurado

Ana Julia Quezada (de rojo), la autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz, en una reconstrucción de los hechos Ana Julia Quezada (de rojo), la autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz, en una reconstrucción de los hechos

Ana Julia Quezada (de rojo), la autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz, en una reconstrucción de los hechos

El Juzgado de Instrucción número 5 de Almería ha decretado la apertura de juicio oral contra Ana Julia Quezada, acusada de asesinar a al niño Gabriel en Almería hace algo más de un año. El auto señala que el órgano competente para el enjuiciamiento es el tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de Almería, por lo que remitirá todas las actuaciones a dicho órgano judicial, que será el que tendrá que fijar la fecha de la vista oral.

El auto indica que tanto la fiscalía como la acusación particular solicitaron la apertura de juicio oral, considerando a la acusada autora de un delito de asesinato y dos delitos de lesiones psíquicas a los padres del menor. La acusación particular, además, considera que también es autora de un delito contra la integridad moral.

Actuación "meditada, fría y reflexiva"

En el escrito de conclusiones provisionales, la fiscalía relata cómo el día 27 de febrero, la acusada, "en una actuación meditada, fría y reflexiva", se acercó al menor, que iba a casa de sus primos, y le instó a acompañarle a una finca de la familia. Una vez allí y mientras el menor se encontraba de forma confiada e inocente y "totalmente ajeno a la intencionalidad criminal de la acusada, de forma deliberada y consciente y encontrándose éste totalmente desprevenido", y con "claro ánimo de ocasionarle la muerte, de forma súbita y repentina, de modo que la víctima de ninguna forma podía esperar tal ataque", golpeó al menor y después le tapó los orificios respiratorios provocándole de éste modo su fallecimiento por asfixia. El menor falleció el mismo día de su desaparición y la acusada enterró el cuerpo en dicha finca.

La fiscalía también relata la posterior búsqueda del menor, en la que la acusada "simuló un estado de aflicción, mostrándose en ocasiones compungida y apesadumbrada y en otras alentando los ánimos de los familiares, involucrándose en las batidas de búsqueda y en los actos de movilización de los voluntarios en una clara actitud de simulación, fingimiento y farsa, pública y notoria, con absoluta frialdad de ánimo, todo ello destinado a disipar cualquier duda o sospecha sobre su implicación directa en la desaparición del menor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios