Justicia

CSIF denuncia el cambio de las condiciones de trabajo en el servicio de notificaciones y embargos

  • El sindicato alerta de que las medidas provocarán "graves retrasos" en los órganos judiciales

El servicio común de notificaciones, ubicado en la sede judicial de Viapol. El servicio común de notificaciones, ubicado en la sede judicial de Viapol.

El servicio común de notificaciones, ubicado en la sede judicial de Viapol.

Comentarios 1

El sindicato CSIF ha denunciado que la Consejería de Justicia ha impuesto nuevas formas de trabajo en el Servicio Común de Notificaciones y Embargos de Sevilla, lo que a su juicio provocará "graves retrasos" en los órganos judiciales de Sevilla, según ha explicado la responsable del sector de Justicia de Sevilla, Águila Fernández.

Esta organización sindical explica que a pesar de que, como sindicato mayoritario en la Administración de Justicia, habían solicitado que se incluyera como punto del orden del día esta cuestión en la última mesa sectorial y primera del nuevo equipo de la Dirección General de Oficina Judicial y Fiscal, que tuvo lugar el pasado 30 de abril, la dirección "hizo oídos sordos y pronto los funcionarios que prestan su labor en el Servicio Común de Notificaciones y Embargos, verán nuevamente perjudicada su labor".

CSIF denuncia que cada vez que la Administración cambia la forma de trabajar de este servicio pone más en entredicho el compromiso adquirido en su día en la Carta de Servicios de esta parte "tan importante en la vida de los expedientes judiciales que se realiza gracias a la labor de estos funcionarios fuera de la sede judicial".

Así, señala que en su día ya no pudieron cumplirse los plazos debido a que se "cambió la forma de trasladarse los funcionarios. Hoy, se atreve la Administración a imponer a aquellos que están realizando su labor a pie de calle, sin reconocimiento como autoridad y arriesgándose a situaciones como las vividas el pasado miércoles por un funcionario en Almería, y con bolígrafo y papel como únicas herramientas de trabajo, que digitalicen el mismo, cada uno de ellos, antes de devolverlo al órgano que ha solicitado la actuación", añadió Fernández.

Según el sindicato, esta digitalización supone un "inconveniente mayúsculo para el desarrollo de la labor y para la inmediatez del trabajo. Sin haberlo planteado antes con los trabajadores, obligarán a estas personas, que en muchos casos no han tenido contacto tan siquiera con el programa Adriano, a permanecer más de dos horas en la Sede del Edificio Viapol, tiempo que se pierde en realizar actuaciones".

Por las consultas realizadas en otros partidos judiciales, CSIF apunta que la formación que se ha impartido "ha consistido tan sólo en un par de horas, algo absolutamente inútil para funcionarios que desconocen los aplicativos" informáticos.

De esta forma, concluye que "si de verdad la Junta de Andalucía quiere ser puntera en esta Administración y obtener una justicia ágil y eficaz, por qué, por ejemplo, no toma ejemplo de otras Administraciones y dota a estos funcionarios, por ejemplo, de dispositivos portátiles tipo PDA, que permita de forma directa, enviar el resultado de la actuación al órgano solicitante de la diligencia".

Para el sindicato, estas decisiones están "tomadas no sólo sin consultar con los trabajadores y sus representantes, sino de manera caprichosa, sin tan siquiera tener claro un mapa de implantación en el conjunto de la organización de la Administración de Justicia en Andalucía o cual es la causa de este nuevo invento en el Servicio Común de Notificaciones y Embargos de Sevilla", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios