Investigación policial

'El Ivi' y su banda iban a tirar al río al hombre al que dejaron parapléjico

  • La víctima quiere imputarles lesiones graves y pérdida de miembro principal

Iván H.P., "El Ivi" Iván H.P., "El Ivi"

Iván H.P., "El Ivi"

El delincuente conocido como el Ivi y dos miembros de su banda, encarcelados por la agresión a un hombre al que dejaron parapléjico, pretendían meterlo en el maletero de un coche y arrojarlo al río, aunque desistieron ante la presión de los testigos presenciales.

Así consta en el atestado policial entregado al juzgado de instrucción 11 de Sevilla, que investiga la agresión ocurrida a las 6 de la madrugada del 27 de enero de 2019 en una discoteca del polígono Nuevo Torneo.

La víctima fue Israel G.M., que minutos antes había tenido un incidente con Francisco Javier P.O. en el interior de la discoteca porque, en un tropiezo, le había vertido una copa encima.

Según el atestado policial al que tuvo acceso este periódico, hubo un primer cruce de amenazas e insultos que continuó fuera del local. Una vez allí, el vigilante José Luis P.C., alias José el Calvo, golpeó a Israel con su defensa extensible, mientras que su sobrino Iván H.P., alias el Ivi, y Francisco Javier P.O. “se abalanzaron sobre él y empezaron a darle patadas y golpes con mucha violencia”. Francisco Javier le apuñaló cuatro veces por la espalda y le causó una lesión medular que le ha dejado paralítico.

Afirma la Policía que cuando la víctima estaba sangrando en el suelo, José el Calvo y el Ivi lo cogieron por las axilas y las piernas y lo introdujeron en el maletero de un Volkswagen Golf de color gris.

Este hecho y el dato de que la víctima estuviese sangrando abundantemente por la espalda suponen, a juicio del instructor policial, “una asunción de los resultados de modo tal que decidieron cargarlo en el coche para llevarlo al río, entendiéndose que con la finalidad de arrojarlo y deshacerse del cuerpo”.

Si no hubiese sido por la presencia de testigos y la intervención de los allí presentes, “es probable que hubieran llevado a efecto su macabro plan”, afirma la Policía. Entonces metieron a la víctima en el asiento de otro coche y lo dejaron en la puerta del ambulatorio de Pino Montano, desde donde fue trasladado al hospital Virgen Macarena.

Después de dos meses hospitalizado, fue dado de alta aunque las puñaladas le afectaron a la médula espinal y, por ende, a la movilidad de las piernas.

La acusación les imputa lesiones graves y pérdida de miembros 

Pese a estas secuelas, un informe forense indica que “las lesiones internas, en su conjunto, no han tenido entidad suficiente como para poner en peligro la vida del lesionado”.

Ello ha motivado una petición por parte de Ofelia Liñán, abogada del agredido, para que el Instituto de Medicina Legal amplíe su dictamen y diga si las puñaladas que  afectaron al riñón, vejiga e intestino, con abundante sangrado y desvanecimiento, “y el hecho de haberlo introducido en estado de semi inconsciencia en el maletero de un coche y cerrar éste para dirigirse al río con la finalidad de arrojarlo al mismo puede considerarse una conducta que ha puesto en peligro su vida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios