Dependencia

Denuncian a dos cuidadores por robar casi 11.000€ a un anciano

  • Les acusan de llevarse dinero en efectivo y las joyas de la esposa fallecida 

Joyas recuperadas por la Policía en una reciente operación Joyas recuperadas por la Policía en una reciente operación

Joyas recuperadas por la Policía en una reciente operación

El hijo de un anciano dependiente de 89 años ha denunciado que la pareja que lo cuidaba en Almería le ha robado en solo cuatro meses, por diferentes métodos, casi 11.000 euros antes de trasladarse a vivir a Portugal. Entre otros, han desaparecido las joyas de su esposa fallecida, valoradas en un mínimo de 3.750 euros.

La denuncia ha sido presentada por el hijo del afectado, un profesional que vive y trabaja en Sevilla, contra la pareja de nacionalidad argentina que desde julio pasado cuidaba a su padre en un pequeño pueblo de Almería.

Según su comparecencia ante la Guardia Civil, a la que tuvo acceso este periódico, desde que les contrató el 15 de julio de 2020 los denunciados se han ido apropiando en pequeñas cantidades de unos 3.000 euros que sacaban de un sobre con dinero que el hombre tenía en su armario. Además, de otros 4.000 euros que les adelantó para gastos de viaje porque en octubre estuvieron en Setúbal (Portugal) y se empadronaron allí con vistas a instalarse en ese país, alquilar una vivienda y conseguir permiso de trabajo.

Cuando el hijo llegó el pasado día 18 a visitar a su padre, comprobó que habían desaparecido unas joyas de su madre fallecida que estaban escondidas dentro de un maletín y  valoradas en un mínimo de 3.750 euros: una pulsera de oro con unos sellos en los que figuran los nombres de sus hijos, unos pendientes de oro, una moneda de plata de 1870, un cordón de oro rizado, una sortija de oro con una perla, una medalla de un Sagrado Corazón y otra medalla de oro conteniendo en su interior la fotografía de un hijo fallecido en 1992.

Los denunciados son M.S. S. y  J. R. A., de 42 y 51 años, que cobraban como cuidadores 1.200 euros al mes.  La denuncia les acusó de llevarse además diversos muebles y enseres, valorados en unos 800 euros, de una vivienda que la familia les había cedido de forma gratuita mientras se ocupaban del hombre de 89 años. No obstante, esos muebles fueron encontrados posteriormente en una vivienda contigua.

Las únicas personas que tenían llave de la casa eran el dueño, su hijo y los dos cuidadores, según la denuncia a la Guardia Civil. La familia sospecha que la pareja se marchó en la madrugada del martes al miércoles a Portugal.

El hijo mostró a la Guardia Civil una foto de las joyas sustraídas porque el 5 de octubre, desconfiando de los denunciados, les preguntó por las alhajas y ellos le enviaron un reportaje fotográfico a través del móvil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios