Narcotráfico

El militar narcotraficante brasileño cumplirá toda su condena en España

  • Para evitar el “efecto llamada” y en “defensa del orden jurídico”

  • Fue condenado por intentar introducir 37 kilos de cocaína en Sevilla

Maleta intervenida al sargento condenado Maleta intervenida al sargento condenado

Maleta intervenida al sargento condenado

Manoel Silva Rodrigues, el sargento brasileño de la comitiva del presidente Jair Bolsonaro condenado en Sevilla a seis años de cárcel por transportar 37 kilos de cocaína, cumplirá en España la totalidad de su condena hasta que obtenga el tercer grado o la libertad condicional.

Así lo ha acordado el tribunal que le condenó, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, en respuesta a la petición de su defensa de que fuese expulsado de España lo antes posible para cumplir la parte de la condena que le reste en su país o que, al menos, se fije una fecha para dicha expulsión.

Fuentes del caso explican a este periódico que la Audiencia ha aplicado el artículo 89 del Código Penal, que establece que en las condenas por delitos graves que excedan de cinco años de prisión, el tribunal podrá acordar que la totalidad de la pena se cumpla en España, medida que persigue “asegurar la defensa del orden jurídico y restablecer la confianza en la vigencia de la norma infringida por el delito”.

En estos casos de delitos graves, el condenado es expulsado de España cuando accede al tercer grado penitenciario (régimen de semilibertad) o se le concede la libertad condicional.

En el caso de Manoel Silva, la Fiscalía informó negativamente su extradición a Brasil de acuerdo con el criterio de que “los fines de la condena solo se alcanzan si se cumple en España una parte importante de ella” y para evitar el “efecto llamada” para otros extranjeros que puedan sentirse tentados a cometer delitos en España.

La Sección Séptima de la Audiencia añadió a esos argumentos de defensa del orden jurídico la “notoria importancia” del alijo que Silva Rodrigues transportaba en junio de 2019 en el avión presidencial de su país, la gravedad del delito y los fines de reeducación y reinserción que debe tener una condena.

El hecho de que el sargento brasileño reconociese el delito y aceptase seis años de prisión -el fiscal rebajó su petición inicial de 8 años- no constituyen argumentos para adelantar su expulsión, según el tribunal.

La defensa de Manoel Silva recurrió en súplica la primera resolución de la Audiencia y éste la confirmó sin más argumentos.

Las citadas fuentes indican a este periódico que a día de hoy es difícil saber cuando obtendrá Silva Rodrigues la  libertad condicional o el tercer grado, que depende de factores como su comportamiento en prisión y sus antecedentes. Precisan que hay penados que, con esa misma condena, lo logran a los dos años y medio y otros a los cuatro y medio.

En cualquier caso, el inicio de la condena se debe situar en el 26 de junio de 2019, día de su detención cuando desembarcó del avión presidencial y la Guardia Civil encontró la cocaína escondida en su maleta y porta trajes personal. El sargento se encuentra desde entonces en la prisión Sevilla-1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios