Écija

La cartera que tiró 268 cartas al contenedor no irá a prisión

  • Ha aceptado la petición de un año de cárcel, aunque no llegará a entrar en prisión al obtener la suspensión de la ejecución de la pena

  • Está inhabilitada para trabajar en correos durante tres años

Carro de un repartidor de Correos. Carro de un repartidor de Correos.

Carro de un repartidor de Correos. / Matilde Cruz

Comentarios 2

La trabajadora de Correos que supuestamente arrojó 268 cartas a dos contenedores de basura situados en la localidad sevillana de Écija en 2016, ha aceptado la pena de un año de cárcel por un delito de infidelidad en la custodia de documentos, tres años de inhabilitación para trabajar en Correos y Telégrafos, el pago de 7 meses de multa, a razón de 4 euros por día, lo que supone 840 euros de multa, a lo que se añaden las costas, como responsable de un delito de infidelidad en la custodia de documentos. La acusada no entrará en prisión al acordarse la suspensión de la ejecución de la pena. 

La trabajadora  acusada de arrojar las cartas a dos contenedores de basura iba a ser enjuiciada desde este lunes por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Sevilla, y ha aceptado la imposición de una condena de un año de cárcel. La Fiscalía, la Abogacía del Estado y la defensa de la acusada han llegado a un acuerdo de conformidad.Asimismo, se ha acordado la suspensión de la ejecución de la pena aceptada por la acusada, para quien la Fiscalía, en su escrito de conclusiones provisionales, pedía 21 meses de cárcel, el pago de una multa de 2.400 euros y la inhabilitación especial para empleo o cargo público durante cuatro años.

La Fiscalía relataba en su escrito que la encausada fue contratada por Correos y Telégrafos y tenía encomendada la función de repartidora de correspondencia para trabajar en el municipio de Écija con un contrato laboral eventual desde el 1 hasta el 17 de agosto de 2016
El jefe de Equipo de la Unidad de Reparto de la Oficina de Correos de Écija le asignó el 8 de agosto de 2016 el reparto a realizar en la Sección 12 de la localidad, correspondiendo a la acusada engomar y atar los legajos, “haciendo un total a repartir de unos 700 envíos (entre 12 y 13 legajos)”, con fechas de admisión de los mismos entre los días 3 y 5 de agosto.
 
El Ministerio Fiscal aseveraba en su escrito que la investigada, “lejos de cumplir con su obligación de custodia y reparto y con incumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo, se apoderó de, al menos, 268 envíos de correo ordinario (correspondientes a 4 legajos embarriados y engomados), y los arrojó a dos contenedores de basura” de una calle y una plaza de Écija, “no correspondiente ésta última con su zona de reparto”.
 
Al hilo de ello, el representante del Ministerio Público añade que las cartas fueron encontradas ese mismo día por una compañera de trabajo que se encontraba de vacaciones y por un vecino del municipio, quienes las entregaron “de inmediato” a la Policía Nacional.
 
Según la Fiscalía, todas las cartas encontradas se correspondían con correo ordinario, pertenecientes a la Sección 12, y estaban cerradas, “a excepción de dos de ellas, con claros signos de haber sido violentadas, y otra perteneciente a un envío IPC procedente de Italia”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios