Actualidad

La fiscal pide 25 años de cárcel al padre del bebé muerto en El Cerezo

  • El Ministerio Público retira las acusaciones de maltrato a ambos progenitores y reduce a 3 meses la petición de cárcel para la madre por abandono familiar

Los acusados, ante el tribunal del Jurado Los acusados, ante el tribunal del Jurado

Los acusados, ante el tribunal del Jurado / Belén Vargas

Tras un primer juicio que tuvo que ser suspendido por el intento de suicido del acusado, el jurado tendrá que comenzar a deliberar el próximo lunes 2 de marzo sobre el caso del bebé de seis meses muerto, presuntamente a manos de su padre, en El Cerezo en junio de 2017. Si bien en un primer momento la Fiscalía había pedido para Bryan S. R. la prisión permanente revisable, en su informe final ha cambiado esta solicitud de condena por otra de 25 años por un delito de asesinato con alevosía, atendiendo a una reciente sentencia del Tribunal Supremo que anuló una pena de permanente revisable en un caso similar por el principio del "non ibis idem" (no se puede sancionar un mismo hecho más de una vez). 

La fiscal, que calificó la muerte del bebé como un "acto de maldad", recordó a los miembros del jurado que la prueba de la autopsia es fundamental para determinar cómo murió el niño: traumatismo craneoencefálico severo. Sobre la posibilidad de que fuera un accidente o que el niño se le cayera a la amiga por las escaleras, la fiscal explicó en su informe que queda "descartada la imprudencia del padre tras la autopsia porque el golpe fue de enorme intensidad" y que el bebé se cayera por las escaleras "porque Bryan no vio a la amiga coger al niño del suelo". Asimismo, rechaza la idea del golpe accidental al bebé en un intento de reanimar al menor por "la violencia empleada". La fiscal calificó el hecho como "muerte intencionada con dolo directo o eventual"

La fiscal "con todo el respeto" hacia el forense enviado por el juzgado al hospital señaló que se "equivocó en la interpretación de las radiografías y el TAC". De hecho sus conclusiones difieren del informe de la autopsia que consideraba que el bebé murió por un golpe severo que le causó tres fracturas en el cráneo. 

Asimismo, el Ministerio Público ha retirado el delito de maltrato para los dos acusados "por no quedar acreditado durante el juicio" y solicitó la pena más baja (3 meses) a la madre, Ruth F. G. por el abandono de familia. Por su parte, Juan Isidro Fernández, abogado del padre, pidió la libre absolución y, de forma subsidaria el de homicidio imprudente con la eximente de estado de necesidad al entender que el golpe y zarandeo al bebé lo pudo producir el padre al intentar reanimarlo. Por su parte, Marta Aguilera, la abogada de Ruth F. G. mostró su conformidad "con los relatos de hechos y penas realizado por el Ministerio Público" y recordó que su defendida "sabe que pudo hacerlo mejor" y que lleva la pena de no tener a su hijo con ella. 

Por su parte, el abogado defensor del padre, Juan Isidro Fernández, aseguró que su despacho no defiende "asesinos, narcotraficantes ni pedófilos" y que Bryan S. R. intentó reanimar a su bebé tras atragantarse mientras le daba el biberón. Aseguró que la muerte del niño no puede ser calificada de asesinato porque "requiere una premeditación y alevosía que no existió". El letrado se basó en las declaraciones del forense que visitó al niño en el hospital antes de que falleciera y que declaró que el menor había muerto por un edema cerebral causado por sofocación. Recordó que el acusado lleva tres años en prisión preventiva "y no hay prueba empírica de que haya matado al bebé". Por otro lado, el abogado afirmó que servicios sociales "ha actuado con dejadez absoluta y negligentemente en este caso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios