violencia de género

La acusación particular insiste en que el acusado de acuchillar a su ex mujer en Torreblanca tenía "ánimo de asesinar"

  • Tanto la fiscal como la acusación particular le imputan un delito de homicidio en grado de tentativa y cuatro quebrantamientos de la orden de alejamiento

Audiencia de Sevilla Audiencia de Sevilla

Audiencia de Sevilla

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha celebrado la vista por la que se juzga a F.J. G. L. po un delito de homicidio en grado de tentativa, amenazas en el ámbito familiar, coacciones leves en el ámbito familiar, y delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar. El acusado fue detenido en abril de 2018 por intentar acuchillar a su mujer. Durante el focejeo con el cuchillo que, según declaro la víctima ante el tribunal, el procesado le puso en el cuello y en el abdomen, ella se cortó el tendón de una de las manos tan profundamente que ha perdido parte de movilildad. Según el informe forense, se trata de "una lesión contumaz de una intensidad elevada e insistente con heridas inciso contusas". 

Los hechos ocurrieron tras la ruptura de la relación sentimental entre la víctima y el acusado en la vivienda familiar, situada en el barrrio sevillano de Torreblanca. Tanto la Fiscalía como la acusación particular, que ejerce la víctima, piden para el procesado el delito de homicidio en grado de tentativa, aunque la letrada de la mujer que resultó herida dice que el encausado tenía "ánimo de asesinar". En este sentido, la abogada mostró que tanto los testimonios como las pruebas recogidas indican que se trata de un hecho premeditado puesto que  se presentara el día de autos, el 2 de abril de 2018, en el domicilio de su ex pareja sentimental "portando un cuchillo" y que "empujara de manera sorpresiva" a ésta hacia el interior de la vivienda "bajo las amenazas de 'hoy te mato'" para luego intentar apuñalarla "en partes vitales" como el cuello o el abdomen, así lo indican.

La acusación señala este "ánimo de asesinar" como base para justificar que solicite una mayor pena que la Fiscalía para el delito de homicidio en grado de tentativa que reclama para el acusado, quien se encuentra actualmente en prisión provisional por esta causa. La acusación pide en su escrito de conclusiones provisionales 13 años de prisión, de los que 10 corresponden a la tentativa de homicidio y los otro tres al quebrantamiento continuado, mientras que el Ministerio Público reclama que se le imponga una condena total de 11 años y 10 meses de prisión

De otra parte, la Fiscalía ha destacado la "absoluta credibilidad" del testimonio ante el tribunal de la víctima ateniendo a "su lenguaje gestual, la percepción de seguridad o la angustia con la que relató los hechos". Asimismo ha recordado durante su informe final "el quebrantamiento continuado de la orden de alejamiento" realizado por el procesado.

La defensa pide la absolución

Por otro lado, la defensa del acusado ha afirmado que  los hechos se desarrollan en dos fases, una primera dentro del domicilio "donde no hay testigos y hay declaraciones que se contradicen" y otra en el rellano donde la testigo, que inicialmente en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Sevilla señaló que vio como el acusado "alzaba un cuchillo contra la víctima con la que estaba forcejeando", no ha ratificado lo declarado en la instrucción.

Cabe apuntar, que el acusado testificó que el día de los hechos portaba un cuchillo con el fin de intimidar a su expareja sentimental, a quien empujó a su domicilio cuando llegaba del exterior, para "dialogar" para que permitiera ver a sus hijas y que "en ningún momento" amenazó de muerte a la víctima ni tenía ánimo de acabar con su vida. En esa línea, ha indicado que las heridas sufridas por la víctima fueron fruto de que ésta agarró el cuchillo por la hoja. En este sentido, el letrado, expuso que, al estar el procesado encima de la víctima, "si hubiera tenido intención de matarla, la habría degollado"

L a defensa ha pedido que se considere como atenuante que F.J.G.L ha mostrado su arrepentimiento en sede judicial así como que está haciendo cursos sobre violencia de género con ánimo de su reinserción social y se ha apuntado a la Universidad en la cárcel. Además, ha solicitado que se considere como circunstancia atenuante la adicción a las drogas, puesto que según el procesado, actuó bajo los efectos de dos tranquilizandos y varios sol y sombra. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios