Juicio por violación

Piden nueve años de cárcel por violar a una inglesa entre dos acusados

  • La víctima hablaba poco español y les conoció en un pub

El juicio tendrá lugar en la Audiencia de Sevilla El juicio tendrá lugar en la Audiencia de Sevilla

El juicio tendrá lugar en la Audiencia de Sevilla

Un joven sevillano se enfrenta el lunes a nueve años de cárcel acusado de agredir sexualmente, en compañía de otro menor de edad, a una inglesa a la que conocieron en un pub y a la que violaron dos veces y luego robaron su bolso.

El acusado José Antonio L.P. se encontraba el 14 de junio de 2015 en un pub de la calle Betis con un amigo menor de edad cuando conocieron a la joven inglesa, que tenía “poco dominio del castellano”.

Poco después salieron del local y estuvieron caminando por diferentes lugares hasta llegar a la calle Torneo, en la acera situada junto al río Guadalquivir y frente a una gasolinera. 

En un “recoveco donde difícilmente podrían ser vistos”, ambos conminaron a la joven a desnudarse y mantener relaciones sexuales contra su voluntad. El acusado fue el primero que la penetró mientras el menor de edad la sujetaba e impedía que se levantara. Luego la obligaron a realizar una felación a cada uno y finalmente el menor de edad la violó de nuevo. La víctima “cedió por el temor que sentía y ante la conminación del aquí acusado”, según el fiscal.

A continuación el menor de edad -cuya causa se siguió en el Jugado de Menores- lanzó la ropa de la joven inglesa lejos y ambos aprovecharon que ella fue a buscarla y dejó su bolso sin vigilancia para apoderarse de él.

En el juicio que celebrará el lunes la Audiencia de Sevilla, el fiscal imputará a José Antonio un delito de agresión sexual como autor y otro como cooperador necesario, con una condena de seis y tres años de cárcel. Por la falta de hurto, una multa de 180 euros, así como el pago de una indemnización a la víctima de 3.000 euros.

La agredida sufrió lesiones que tardaron en curar tres días y que precisaron una primera asistencia médica.

El acusado padecía entonces un retraso mental leve con alteraciones de conducta, hiperactividad y déficit de atención, así como rasgos anómalos de la personalidad por los que estaba siendo tratado con psicofármacos “que le disminuían su capacidad intelectiva en grado leve y su capacidad volitiva en grado moderado. Por eso, la Fiscalía indica que cumplirá la pena privativa de libertad en una institución psiquiátrica.

La defensa del acusado mantendrá que los hechos no ocurrieron como relata el fiscal y, por tanto, su defendido “no puede ser calificado como autor ni cooperador necesario” y, en consecuencia, debe ser absuelto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios