Dos Hermanas La juez rechaza archivar la causa respecto al cómplice del triple crimen

  • El Servicio de Atención a la Víctima valorará las secuelas psicológicas del padre

Tres de los detenidos por el triple crimen son trasladados a los juzgados Tres de los detenidos por el triple crimen son trasladados a los juzgados

Tres de los detenidos por el triple crimen son trasladados a los juzgados

La juez que investiga el triple asesinato de Dos Hermanas, entre ellos el de una niña de seis años, ha rechazado archivar la causa respecto a uno de los dos hombres que supuestamente fueron contratados por el principal acusado, Ricardo G.H., alias El Pollino, para ayudarle a secuestrar a las víctimas.

Tras el auto que acordó continuar el procedimiento para su enjuiciamiento por un jurado popular, los dos presuntos cómplices del secuestro recurrieron, aunque uno de ellos lo hizo directamente ante la Audiencia de Sevilla y otro ante la juez instructora.

Respecto a este último, David H.P., el auto judicial dice que se mantienen todos los argumentos en su contra, “que no han sido desvirtuados por las alegaciones” de su defensa.

Ello “sin perjuicio del superior criterio de la Audiencia Provincial a la hora de resolver los recursos de apelación planteados”.

Estos dos cómplices siguen en prisión aunque han negado su participación en los crímenes. Aseguran que El Pollino les contrató para “dar un susto” y “reducir” a Mehmet Demir, El Turco, pero se marcharon de la vivienda y no estuvieron presentes en el momento en que se cometieron los crímenes. 

El Pollino, sin embargo, se retractó de su confesión inicial y en enero de 2018 declaró a la juez que “se inventó” su relato del triple crimen porque había sido amenazado de muerte por otros imputados.

Siete personas -El Pollino, su esposa, sus padres, los presuntos secuestradores y la persona que les puso en contacto- están acusadas por el triple asesinato del turco Mehmet Demir, su mujer Sandra Capitán y la hija de ésta, Lucía, de seis años, ocurrido el 16 de septiembre de 2017 en la barriada de Cerro Blanco. Los acusados enterraron a las víctimas en una fosa séptica y taparon los cadáveres con cemento.

Entre las recientes decisiones se la juez se encuentra pedir que el padre de la menor sea entrevistado por el Servicio de Asistencia a Víctimas (SAVA) para valorar el daño psicológico sufrido como consecuencia del asesinato de su hija.

En esa misma situación se encuentra la madre y abuela de Sandra Capitán y Lucía, a la que se ha reconocido su condición de víctima por lo que su abogado califica de “terrible y cruel crimen cometido sobre su hija y nieta de tan solo seis años de edad, con un disparo en la cabeza, a la que enterraron con vida en una fosa con cemento”.

Con ocasión de una anterior petición de libertad, la Audiencia de Sevilla se pronunció sobre los indicios contra David H.P. y dijo que “habiendo admitido que fue contratado para hacer un trabajo relacionado con El Turco, y habiendo sido objetivado su perfil biológico y una de sus huellas dactilares en la botella pequeña de agua mineral encontrada en la sepultura de los cadáveres, que contenía siete casquillos o vainas percutidas, presumiblemente correspondientes a las balas disparadas para darles muerte”, su declaración resulta "inconsistente e inverosímil para desvincularle, sin más, de esas muertes, de la previa decisión de ejecutarlas, de la conducción por la fuerza de las víctimas hasta el lugar en que luego fueron ejecutadas y sepultadas, y de la previa violencia empleada en ellas”. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios