Doñana Emasesa pide de nuevo el archivo de la causa por vertidos

  • Se basa en su política ambiental y en que las infraestructuras son competencia de la Junta

  • Sevilla ha reducido su consumo de agua de 138 litros por habitante y día a 112 litros 

Restos de toallitas en una depuradora de Emasesa

Restos de toallitas en una depuradora de Emasesa / Belén Vargas

La empresa Emasesa ha presentado al juez un nuevo escrito en el que expone sus mejoras ambientales, ahorro de agua y eliminación de olores como argumentos añadidos para el archivo de la causa por presuntos vertidos contaminantes al Guadalquivir. En las diligencias penales están investigados una decena de ex altos cargos de la Junta y responsables de la empresa municipal.

Se trata de una causa iniciada por Ecologistas en Acción en la que el juez ha imputado también a técnicos de las depuradoras de El Copero, Tablada y San Jerónimo por presunto delito ecológico en vertidos de nitrógeno y fósforo que estarían perjudicando al parque de Doñana.

Emasesa, en un escrito del 1 de diciembre al que tuvo acceso este periódico, pide al juez de instrucción 6 que tenga en cuenta este nuevo argumentario a la hora de resolver los recursos contra el auto en el que instruyó de su condición de imputados a José Losada, diputado en el Congreso y ex delegado de Medio Ambiente de la Junta en Sevilla;  a su antecesora Dolores Bravo; a Salvador Camacho, ex secretario de Medio Ambiente; a Charo Montes, jefa del Departamento de Informes de Medio Ambiente; al ex consejero delegado de Emasesa Jesús Maza y al actual responsable de la empresa Jaime Palop.

Las depuradoras de Emasesa “han llevado a cabo continuamente mejoras ambientales sin que hubiere una obligación legal para ello”, afirma en su escrito.

Entre otros, la empresa ahorra energía mediante la generación hidroeléctrica en mini centrales, ha construido una instalación de aprovechamiento en la planta de potabilización que permite el retorno a la cabecera de las aguas de purgas y lavado de filtros y el lodo retirado en la instalación “evita el vertido al Guadalquivir de más de 1.200 toneladas de materia seca al año”.

Emasesa aporta al juez su Memoria de Sostenibilidad 2019,  de la que destaca un 86% de rendimiento hidráulico de distribución, 42.079 MW de energía renovable generada en las tres minicentrales hidroeléctricas, un aumento del 100% de lodos deshidratados que han sido usados en la agricultura y  compostaje, un 39% de reducción de emisiones de CO2 con respecto a 2015 y un 88 % de autosuficiencia energética.

Reducción del consumo doméstico y de las fugas

En cuanto a la distribución, cita la construcción de tanques de tormentas o depósitos de regulación de aguas pluviales y una reducción de pérdidas en todos los tramos de la red, pues se alcanzó en 2010, dos años antes de lo requerido, un índice de pérdidas del 15,5 %.

También promueve un uso sostenible del  agua y su plan de gestión de la demanda ha reducido el consumo doméstico de 138 litros por habitante y día en 2001 hasta los 112 litros por habitante y día en 2019.

Diagnosticar y eliminar los malos olores

La batalla contra los olores se está librando mediante la biofiltración en las llegadas a las depuradoras y la adsorción (adhesión de átomos) mediante carbón activo y vía química en los canales de agua decantada. También mediante una plataforma de gestión de olores en las tres depuradoras para “prevenir, diagnosticar y tratar las incidencias que se produzcan por malos olores”.

Emasesa pide al juez que tenga en cuenta estos datos a la hora de decidir sobre el archivo o continuación de la causa y dice que la implementación de mecanismos químicos de reducción del fósforo “forma parte de una política más general de mejora medioambiental de Emasesa que solo alcanzará sus objetivos definitivos con la construcción de las infraestructuras ya planeadas por la Junta de Andalucía para la depuración terciaria”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios