Juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local

Rifirrafe entre la fiscal y el abogado del principal acusado

  • La representante del Ministerio Público ha acusado al letrado del superintendente de utilizar unas "fotos robadas" de su cuenta de Facebook para insinuar una relación de amistad con uno de los investigadores

Vista general de la sala donde se desarrolla el juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local. Vista general de la sala donde se desarrolla el juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local.

Vista general de la sala donde se desarrolla el juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local. / Belén Vargas

Comentarios 5

El juicio por el presunto amaño de las oposiciones de la Policía Local ha arrancado la mañana de este martes en los juzgados de lo Penal de Sevilla. Lo ha hecho con un rifirrafe entre la fiscal y el abogado de uno de los principales acusados, el superintendente Juan José García. La representante del Ministerio Público ha reprochado al letrado Javier Carnerero que haya incluido en su escrito de defensa unas fotos "robadas" de su cuenta personal de Facebook para demostrar una supuesta relación de amistad íntima personal entre ella y uno de los investigadores de la Gepol, grupo de la Policía Local que investigó el presunto amaño de las oposiciones.

La fiscal ha negado cualquier amistad con el investigador y con la familia de éste, y cree que el abogado del superintendente ha hecho un "uso torticero" de su vida privada. La representante del Ministerio Público ha llegado a citar a Umberto Eco cuando hizo una referencia sobre el periodismo basura y la técnica de las "salpicaduras de fango". "Si usted quiere encontrar algo sospechoso, no lo va a encontrar, soy absolutamente imparcial", ha expuesto la fiscal, que ha manifestado su indignación con lo ocurrido y con el daño que la actitud del abogado le ha causado a su familia.

El abogado ha respondido que no ha sacado ninguna fotografía de forma ilegal y ha enmarcado este hecho dentro de la defensa de un expediente de acoso que el jefe de la Gepol denunció y del que responsabilizaba a su cliente, el superintendente Juan José García. El letrado ha negado que existiera tal acoso.

A este primer encontronazo se ha sumado una de las abogadas de la acusación particular, que también ha criticado que las defensas hayan intentado relacionar al bufete para el que trabaja con uno de los investigadores de la Gepol.

Tras el rifirrafe, el juicio ha seguido como estaba previsto, con una sesión altamente técnica, en la que las defensas han presentado hasta 16 cuestiones previas. Los letrados de los acusados han vuelto a cuestionar la competencia del tribunal, pese a que la Audiencia de Sevilla resolvió este asunto hace unos meses. Los defensores han vuelto a pedir la nulidad del proceso.

El abogado Agustín Martínez Becerra ha hecho referencia a la declaración de una testigo, que habría admitido que sustrajo varios folios del examen mientras limpiaba. Esta declaración se habría producido en 2016, cuatro años después de que se iniciara la investigación del caso.

En el banquillo de los acusados se sientan 37 policías locales que podrían haber entrado de manera irregular en el cuerpo al disponer de las preguntas del examen teórico, así como los miembros del tribunal, dos funcionarios y el representante de una empresa que vende material a la Policía Local, cuyo hijo también está acusado de entrar en la Policía Local de forma fraudulenta.

La mayoría de los acusados tienen lazos familiares con agentes del cuerpo en activo o jubilados. Hay hijos, hermanos y sobrinos de policías locales, así como de representantes del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme), la central mayoritaria en la plantilla de Sevilla. En concreto, uno de los acusados es el hijo del presidente de este sindicato en Sevilla, Manuel Bustelo Lazpiur. Otro representante sindical que era miembro del tribunal es otro de los que se sientan hoy en el banquillo.

Uno de los principales acusados es el superintendente Juan José García, que era el presidente del tribunal de las oposiciones, en las que entró el hermano de su compañera sentimental. Para este mando policial, que sigue en activo, la Fiscalía ha pedido 13 años de inhabilitación. Para los 37 policías locales que habrían accedido de manera ilegal a sus plazas, el Ministerio Público pide hasta cuatro años de inhabilitación.

Las primeras sesiones del juicio serán muy técnicas, pues el juez de lo Penal 10 ha señalado cinco jornadas para debatir las cuestiones previas. Hasta el día 2 de octubre no está previsto que comiencen las declaraciones de los acusados. El primero en prestar declaración será precisamente el superintendente Juan José García.

Está previsto que el juicio dure tres meses y concluya a finales de diciembre, tras las declaraciones de decenas de testigos y peritos. 

Todos los policías locales que se sientan desde este martes en el banquillo permanecen en activo, e incluso cinco de ellos han sido propuestos por el Ayuntamiento de Sevilla para un ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios