Violencia de Género

El 46 % de los asuntos que llegan al Servicio de Atención a Víctimas vinieron de los Juzgados de Violencia de Género

  • Este servicio ha llevado a cabo 41.914 actuaciones en el primer semestre de 2018

Una de las concentraciones contra la violencia de género Una de las concentraciones contra la violencia de género

Una de las concentraciones contra la violencia de género

En cualquier situación que se escape de lo habitual es necesario buscar ayuda de profesionales. Si se trata de un hecho traumático como ser víctima de un delito, el asesoramiento puede llegar a ser vital. El Servicio de Asistencia a las Víctimas (SAVA) realizó en el primer semestre de 2018 un total de 41,914 actuaciones de caracter general. De ellas, el 46% fueron derivadas de  los juzgados de Violencia de Género.

Estos asuntos han requerido por parte del SAVA un total de 3.423 intervenciones para atender a las víctimas. El perfil de las personas que llegan a este servicio desde los juzgados de Violencia de Género, en el 48% de los casos es el de una mujer, entre 30 y 44 años de edad y en el 26%, entre 18 y 29 años. El 46% de ellas está, además, en situación de desempleo.

La víctima, en femenino

El 85,6% de las personas que solicitan la atención del SAVA son mujeres. La mayoría de ellas llega por haber sufrido un delito de lesiones (25,9%) a este le sigue la tortura y otros delitos contra la integridad moral (20,4%), contra la libertad (20%) y contra la libertad sexual (6,7%).

La mayoría de los solicitantes del Servicio de Atención a Víctimas es mujer, de entre 30 y 44 años, soltera, con estudios primarios, en situación de desempleo y residente en una capital de provincia. Suele acudir por un delito de lesiones y la relación con el autor del delito es de ex pareja. El 93% de los presuntos autores del delito que motiva la asistencia del SAVA son hombres.

Otro de los grupos de población que más acude a este servicio son los menores. En las ocho provincias se han atendido un total de 433 menores, de los que 302 son niñas y 131 niños.

Andalucía cuenta con este servicio desde el año 1981 y tiene como objetivo prestar una atención integral y coordinada a los problemas padecidos por las víctimas y darles respuesta en los ámbitos jurídico, psicológico y social mediante la intervención multidisciplinar de su equipo técnico compuesto por un coordinador, un licenciado en Derecho, un trabajador social y el psicólogo, De este modose intenta paliar los efectos de la llamada "victimización secundaria".

Los SAVA están en la sedes judiciales de las ocho capitales andaluzas, así como en Algeciras para atender al Campo de Gibraltar. En Cádiz también presta atención en Jerez de la Frontera de forma regular, así como en Guadix y Motril en Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios