Menores retirados de la familia

Una abuela sigue sin poder ver a sus nietas casi cuatro años después de que la Junta se las retirara

La abuela pide volver a ver a sus nietas. La abuela pide volver a ver a sus nietas.

La abuela pide volver a ver a sus nietas. / Juan Carlos Vázquez

Hay veces que los padres, por diferentes circunstancias, no ejercen como tales y la formación y crianza de los hijos recaen sobre otros miembros de la familia. Esto ocurrió con Josefa y Esteban, una madre y su hijo que, por circunstancias de la vida fueron los padres a efectos prácticos de sus nietas y sobrinas respectivamente. Una familia unida hasta que un día dos policías le informaron que sus nietas no volverían al piso de Rochelambert donde vivían porque Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía había considerado la retirada de la dos menores y su paso a ser acogidas por la Administración. Ese día a las niñas se las llevaron directamente del colegio

El abogado que representa a la abuela y al tío de las dos niñas, Gabriel Velamazán, lo tiene claro: "Este tema es una inhumanidad. Esta señora lleva esperando poder ver a sus nietas desde enero o febrero de hace tres años y medio". Al principio de toda esta historia, cuando las dos niñas son llevadas a un centro de acogida, la abuela y el tío pueden visitarlas. Aunque las condiciones son "parecidas a las de Alcatraz" porque no pueden ni llevarles regalos, ni tocarlas, ni fotografiarse con ellas, las niñas burlan la vigilancia de la persona que tutela las visitas y deslizan cartas y dibujos en las que muestan su cariño hacia estos dos referentes familiares. De hecho, explica Velamanzan, "la abuela es la que cría a las dos niñas desde chiquititas".

Casi cuatro años inmersos en dos batallas completamente distinas: la administrativa y la judicial. Velamazán es tajante: "La administración puede y debe solucionar el problema". Según explica el letrado, muchas veces la Junta se escuda en que el tema está judicializado para no intervenir. "Eso es mentira, pueden ir en paralelo", asegura.

La abuela con uno de los dibujos realizados por las nietas La abuela con uno de los dibujos realizados por las nietas

La abuela con uno de los dibujos realizados por las nietas / Juan Carlos Vázquez

En cuanto al procedimiento judicial, recientemente ha sido admitida a trámite una medida cautelar presentada por el abogado para que se reanuden las visitas de la abuela y el tío a las niñas. Pero el camino es muy difícl. En el año 2015 se introdujo una reforma legal en el que si se gana un pleito de este tipo en primera instancia, "es de las pocas materias en que si la Administración recurre no es provisionalmente ejecutable", comenta Gabriel Velamazán.

Solicitud de medidas cautelares

Uno de los motivos de las medidas cautelares en que Josefa está sufriendo un deterioro vinculado directamente al daño de todo este maremagnum que no entiende. En medio de esta historia, "Josefa cumple años tiene arrojo y en medio de esta historia, ha empezado a sentirse angustiada con estos temas y hemos presentado un informe en la administración en la que queda patente que la señora", recalca Velamazán. Dentro de este informe, se ha detectado que la abuela se está deteriorando, pero no de un modo "incapacitador, sino reactivo al daño, que se le quitará cuando lo vea".

El abogado es muy didáctico en su explicación de toda la situación. " Me quitan a los niños, presento una oposición al desamparo provisional. El desamparo pasa a ser definitivo. Presento oposición al desamparo definitivo. Como han desplazado a la familia, tengo que analizar la idoneidad, sin estudiarme me decís que no soy idóneo. Presento una oposición a que no soy idóneo. Solicito yo el acogimiento, me decís que no, presento una oposición a la negativa del acogimiento. Presentan derechos de visita y contacto los familiares y allegados, les decís que no, tiene que presentar un pleito. Todos esos pleitos se acaban acumulando con los retrasos que implican. Ya van cuatro o cinco demandas".

Gabriel Velamazán en su despacho Gabriel Velamazán en su despacho

Gabriel Velamazán en su despacho / Víctor Rodríguez

Traducido al caso de las nietas de Josefa Pérez, significa que en marzo del año pasado, casi tres años después de haber retirado a las niñas, por primera vez el tema se ve en el juzgado. Durante todo este tiempo las niñas están en manos de la Administración. "Si después de esos dos años y medio yo gano, lo que he ganado no lo puedo ejecutar. Tengo que esperar a que decidan las leyes. Al cabo de ese tiempo, si a uno de esos niños está agusto con esa otra familia, me dirán que por el interés del menor, a fecha de hoy, el niño no se puede mover de allí", se queja el abogado.

Situación de las menores

Durante todo este tiempo, la mayor de las nietas, que tiene una minusvalía, ha visto incrementado este problema desde que está en manos de la Administración, hasta el punto que en el último informe la han derivado a a tratamiento psicoterapéutico.

"Con la mayor de las niñas, la Administración está actuando como un pollo sin cabeza". Ha habido una serie de resoluciones. Hay una primera resolución administrativa con respecto a las visitas de Josefa y Esteban que permitía una visita a la semana. Esta nunca se cumple, porque lo único que se ejecuta es una segunda resolución que tienen derecho a una visita cada 15 días. Depués deciden, que hay unos abuelos paternos de la mayor (las niñas son de distinto padre) que viven en Gerona y están dispuestos a hacerse cargo. La mandan allí. Rompen otra de las reglas que es no separar a los hermanos", comenta.

Es entonces cuando la mandan a Gerona."La Administración actúa con una ihumanidad absoluta. Cuando lo mandan a Gerona, sabiendo las condiciones de Josefa, les dice que puede ir a ver libremente a la niña. Como estás a 1.000 km y no puedo ir a verte, tengo a derecho a contacto". Este acogimiento de Gerona, fracasa y la niña vuelve a Sevilla al centro de acogida. 

Cuando vuelve a Sevilla y antes del juicio, dictan una resolución en la que aprueban una visita al mes, que no se cumple. Es en este momento cuando comienza el juicio. "Hasta el día anterior la niña había mantenido contacto por Whatsapp con una antigua maestra diciendo: voy para Sevilla, qué ilusión, a ver si vuelvo a veros", explica. Se da la circunstancia de que esta persona se ha llegado a postular como acogedora (tiene un centro dedicado a atender a niños con problemas como el de la niña mayor) y a fecha de hoy, la Administración no la recibe. Ha presentado también un pleito. 

Sentencia en contra, ¿o no?

En la sentencia de junio de 2018, fallaron que las niñas no volvían con Josefa y Esteban. La sentencia, que está recurrida porque "aunque no nos dieron la razón, hay dos párrafos que se los ha saltado a la torera la Administración porque dice: 'En cuanto a su abuela y tío materno, muestra cariño y afecto hacia los mismos pero no quiere residir con ello por los episodios de violencia vividos entre estos y su madre'. El tema es sencillo, madre que ha dejado a las niñas a la abuela y que, cuando aparece en la casa exhibe su título de madre. Lo he dicho desde el primer día. Dadle el título a la abuela y el tío y se podrán proteger cuando aparezca esta señora. Ella aparece cuando le da la gana. Pero un detalle clarísimo, nunca se ha personado en el pleito".

En otro párrafo de la sentencia señala: "Lo aconsejable sería que se normalicen las relaciones de Josefa y Esteban con las menores pues han sido sus referentes familiares. Y añade, no obstante será competencia de la entidad pública". En este punto, el abogado señala que "si lo deseable es que se normalicen las relaciones, por qué no lo habéis solucionado en el juzgado. Si se ha devuelto el tema a la entidad pública, por qué la entidad pública no ha hecho absolutamente nada para intentar normalizar la relación, sino todo lo contrario", se pregunta.

Una reunión con la Consejera que no llega

A partir de aquí, en vía administrativa se mandó un escrito en diciembre firmado por Josefa y Esteban en el que  expresan su hastío por la manera que desde hace tres años viene tratándole la administración. De hehco el 31 de enero se mandó un escrito a la consejera de la que todavía se está esperando respuesta donde se le solicita "una pronta reunión donde afrontar las irregularidades que entendemos que se han producido". La petición se ha reiterado el 12 de febrero y el 4 de julio y se pide la posibilidad de tener información sobre las niñas y ver si se pueden establecer relaciones. "Inmediato restablecimiento de contacto con las menores con libertad y amplitud, así como puntual información sobre su estado".

Régimen de acogimiento

A esto se une que, en esta ocasión, parece ser que van a iniciar los trámites de régimen de acogimiento para la más pequeña de las nietas. "Hay familias acogedoras que actúan con la mejor voluntad del mundo, están soñando con tener un hijo y se lo dan. Pero también hay una segunda variable, que a lo mejor alguien tendría que analizar a fondo las características de las personas a las que están yendo esos niños", añade.

Recueda el caso de Iván y Sara, que tanto revuelo causó. "Después de ganar 12 veces el pleito de Carmen Fernández, Sara no volvió con la madre porque yo hubiera ganado, sino porque la niña estaba en el sofá de su casa y le dice a Iván. ¿estás viendo quien está en la tele? Quién, esa es mamá. Dice:cómo va a ser mamá si mamá esta muerta. Le habían hecho creer que la madre estaba muerta. Cuando Sara e Iván se enteran de que la madre no está muerta, empiezan a rebelarse y llega un momento en que Sara, con 13 años, pese a todas las barreras que habían puesto, dijo:mi madre, mi madre...y saltó, Carmen se acabó muriendo y no recibía a la niña que le habían quitado, sino un saco de problemas", se lamenta.

Irregularidades de la suspensión de visitas

Llegados a este punto, no sólo no se cumple la resolución de la visita mensual, sino que tampoco dictan una resolución por cada incumplimiento. Un año después de dictar la resolución de suspensión se cometen varias irregularidades. "Se exceden del plazo máximo de ley para resolver un expediente administrativo, que son 3 meses prorrogables a seis. El efecto legal de esto es que me tengo que ir a los juzgados para que me de la razón porque la Junta no me la da jamás. Esa resolución es nula de pleno derecho, pero me lo tiene que decir un tribunal. Con lo cual, es un nuevo pleito".

Según Gabriel Velamazán, la resolución suspendiendo las visitas de una hora al mes, que se dicta un año después es nula, "porque es extemporánea y no está razonada porque lo único que hace es decir: se reúne el equipo y propone suspender las visitas. En este momento no hay ningún informe, ni motivación ni previa audiencia de los afectados. La ley dice, que tiene que ser motivado, temporal y previa audiencia de los afectados. No se da ninguno de los tres requisitos. Lo vulneran por todas partes. Pero además, vulneran la ley del procedimiento administrativo común cuando en un plazo de tres a seis meses máximo tardan un año en dictarlo".

Varios acogedores entre familia y allegados

Aquí no sólo se han postulado como acogedores y han pedido visitas Josefa y Esteban. Han pedido visitas y/o hacerse cargo de los niños: una tía abuela de las niñas, dos tíos maternos, una vecina de toda la vida íntima amiga, la nieta de esta vecina, que tiene ahora 15 años y que era la amiga íntima de la mayor ha solicitado poder visitarla.  

Gabriel Velamazán ha presentado un informe pericial contra el argumento de la Administración porque ésta dice que es la niña quien no quiere ver a la abuela ni al tío. "Según el perito consultado por nuestra parte, no es una manifestación libre ni propia de una niña con una minusvalía. La estructura del escrito y la forma de decirlo, según el perito, con los antecedentes que tiene de un año y pico antes, la documentación filtrada por la niña. No me lo creo. El escrito tiene toda la pinta de estar inducido. Me ratifico que hay que establecer visitas inmediatamente", explica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios