Prisas de última hora

Los que vuelven por Navidad: el turrón, la lotería… y la carretilla repleta de expedientes

Una carretilla repleta de expedientes llega al Registro de la Audiencia Una carretilla repleta de expedientes llega al Registro de la Audiencia

Una carretilla repleta de expedientes llega al Registro de la Audiencia

Igual que el turrón y la lotería, las prisas de última hora vuelven por Navidad a los tribunales. Es una imagen habitual en la Audiencia de Sevilla: la carretilla repleta de sumarios y los carros de supermercado más cargados de lo habitual se multiplican cuando se aproximan fechas señaladas como Navidad, Semana Santa y las vacaciones de verano.

Es como si todo el mundo quisiera irse de vacaciones con los deberes hechos o quitarse del juzgado ese sumario tan complejo: los juzgados lo elevan a última hora a la Audiencia y la Audiencia lo eleva al Tribunal Supremo.

Los señalamientos encajados a última hora son también habituales: Este miércoles 26 de diciembre, la Audiencia de Navarra celebrará la vista a inicialmente fijada para el día 13 para decidir sobre la petición de ingreso en prisión de los cinco jóvenes sevillanos condenados en el caso La Manada. La petición de aplazamiento se presentó a última hora porque el abogado defensor de los sevillanos, Agustín Martínez Becerra, tenía el 13 de diciembre un juicio fijado de antemano sobre el presunto amaño de unas oposiciones de la Policía Local de Sevilla. 

Estos señalamientos de última hora se encuentran entre los más temidos por los abogados porque tienen que preparar rápidamente el juicio. Pero hay una hipótesis peor: que un compañero les pida a ultima hora hacer por ellos un juicio al día siguiente. Son favores que se deben y que a veces salen muy caros.

Una situación parecida se repite cuando un viernes a última hora llega a la Audiencia un recurso por la libertad de un preso, que debe tener prioridad y no puede esperar al lunes. Son asuntos tan temidos como la carretilla atestada de papeles. 

Un agotamiento de plazos sonado se produjo en el mes de agosto de 2014, cuando la juez instructora de los ERE, Mercedes Alaya, se fue de vacaciones a comienzos de mes. Unos días después, su juzgado remitió al Tribunal Supremo la esperada “exposición razonada” con los indicios de criminalidad contra los expresidentes de la Junta Manuel Chaves, José Antonio Griñán y otros cinco ex consejeros

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios