Justicia

Nace el juzgado “ventanilla”

  • Funcionarios del juzgado de guardia atienden a los ciudadanos por la ventana

  • La Junta asegura que la sede tiene “todas las medidas de seguridad disponibles”

Dos personas son atendidas por la "ventanilla" del juzgado de guardia. Dos personas son atendidas por la "ventanilla" del juzgado de guardia.

Dos personas son atendidas por la "ventanilla" del juzgado de guardia. / juan carlos vázquez

Dos personas se acercan al juzgado de guardia de Sevilla para hacer unas gestiones. Pasan unos minutos de las nueve y media de la mañana y a esa hora los juzgados de Sevilla comienzan a recibir muchas visitas. En las puertas de acceso se forman colas de personas que tienen que acudir a algún juicio o a presentarse en alguno de los juzgados. Es la imagen habitual de los juzgados, sobre todo desde que comenzó la pandemia del coronavirus y se restringe el acceso al edificio a aquellas personas que están citadas.

Lo que sorprende es que otras personas que se dirigen a las dependencias del juzgado de guardia de incidencias –en Sevilla hay dos juzgados de guardia, uno que atiende a los detenidos, y otro el de incidencias, donde se presentan denuncias o se realizan otros trámites como ante una defunción– no entran al inmueble.

Son atendidos por un funcionario a través de una ventana lateral que hay en este juzgado de guardia, como puede observarse en la imagen que acompaña este reportaje. En esta imagen se ve cómo un funcionario entrega unos documentos a un ciudadano, todo ello con la persiana mínimamente levantada y protegido de una de las mamparas enviadas a las sedes judiciales por la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía, cuyo logotipo se aprecia en la mampara.

El decano de los jueces de Sevilla, Francisco Guerrero, aseguró ayer a este periódico que esa imagen “no responde a la generalidad” del trabajo que realizando los funcionarios de los juzgados de guardia, y consideró que se trata de una “ocurrencia en un supuesto concreto”. Guerrero explicó que, en cualquier caso, “se adoptarán las medidas para evitarlo”, para lo cual se informará al responsable de la oficina judicial correspondiente, en este caso el letrado de la administración de justicia, y a la secretaria coordinadora de los juzgados sevillanos.

El magistrado insistió en que este tipo de asistencia “no deja de ser una ocurrencia”, que alguien se haya acercado a preguntar desde la ventana de la calle y hayan puesto la mampara de protección, pero en cualquier caso no debe considerarse como un “mostrador de oficina”. Guerrero recordó que en la actualidad no existe una situación de confinamiento como la que se dio con la declaración del estado de alarma que obligue a adoptar este tipo de medidas.

Desde la Consejería de Justicia de la Junta también marcaron ayer distancias con respecto a este tipo de atención a los ciudadanos desde una “ventana”. Fuentes de la Consejería indicaron que los juzgados de Sevilla tienen “todas los medidas de seguridad disponibles”, que incluyen mamparas, mascarillas, hidrogeles, etc., para “atender al público correctamente”. Además, señalaron que las mamparas se distribuyeron en su día cuando estalló la crisis del coronavirus para que fueran colocadas “en las mesas” de los funcionarios que tienen que atender de forma presencial a los ciudadanos, y precisaron que “no hay indicación” alguna para que se atienda de esta forma.

El "juzgado-cochera" de Sanlúcar la Mayor, inaugurado en 2007. El "juzgado-cochera" de Sanlúcar la Mayor, inaugurado en 2007.

El "juzgado-cochera" de Sanlúcar la Mayor, inaugurado en 2007. / M. G.

Situaciones como la que refleja la imagen captada ayer por este periódico evocan otros momentos cutres que han acompañado históricamente a la Justicia sevillana, marcada por una carencia importante de infraestructuras y de medios, como cuando en el año 2007 la Junta inauguró el que fue denominado “juzgado-cochera” en Sanlúcar la Mayor, que fue objeto de toda clase de críticas y burlas en su momento.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios