Multas de tráfico Multada tras sufrir la transmisión fraudulenta de un coche

  • Usaron una foto de su DNI para poner un coche a su nombre

Dirección General de Tráfico en Sevilla Dirección General de Tráfico en Sevilla

Dirección General de Tráfico en Sevilla / M. G.

Comentarios 2

Una médico sevillana se ha visto envuelta en una rocambolesca situación que ha denunciado a la dirección general de Tráfico: un vendedor de coches de segunda mano puso a su nombre un Citroen que nunca había usado y la multaron porque el verdadero dueño cometió una infracción sancionada con multa y retirada de puntos. 

La maraña burocrática no ha empezado a salir del túnel hasta que ha intervenido en el caso el marido de la afectada, abogado de profesión.

La dirección general de Tráfico multó a la titular legal del coche sancionado y le dio cita para dentro de varias semanas en su solicitud de que le expliquen las circunstancias de la transmisión fraudulenta. 

Por otras vías, gracias a la profesión de su marido, pudo identificar al verdadero titular del Citroen en el momento en que se cometió la infracción y determinar que se lo había comprado a un vendedor de vehículos de ocasión, a quien la afectada no conocía de nada.

Entonces averiguaron la “intervención en toda esta operativa” de una segunda  empresa de compraventa de coches, a cuyo gerente la perjudicada había remitido meses antes una foto de su DNI para que gestionara un justificante profesional de cambio de titularidad de otro automóvil. El modelo, marca y matrícula de los dos coches eran totalmente diferentes, así como los nombres de los titulares.

Cuando el esposo de la afectada le pidió explicaciones e hizo saber su condición de abogado, el vendedor le aseguró que todo había sido un error en la transmisión del coche porque en lugar de aportar la documentación del auténtico comprador, uso la que había recibido “para un tema totalmente diferente”. También le remitió el certificado que le había exigido para aclarar que ella nunca había comprado el Citroen sancionado y que ya se había hecho la transmisión correctamente. 

El abogado lamenta a este periódico lo fácil que es, aportando la simple copia de un DNI, poner un coche a nombre de otra persona. También lo desamparado que puede encontrarse el ciudadano que carezca de los medios para defenderse cuando se ve en una situación tan kafkiana como esta. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios