Tráfico de drogas Un preso que introdujo droga en la cárcel pide que se considere autoconsumo impune

  • Solicita la pena mínima por los 148 gramos de hachís que llevaba en bellotas dentro de su cuerpo

  • Alega miedo insuperable a que hicieran daño a su familia

Imagen de archivo de la prisión Sevilla-1 Imagen de archivo de la prisión Sevilla-1

Imagen de archivo de la prisión Sevilla-1

Un preso que fue condenado a tres años y medio de cárcel por introducir 15 bellotas de droga en la prisión Sevilla-1 ha recurrido al TSJA porque parte del alijo eran dos dosis de cocaína de 0,3 y 0,1 gramos, lo que dada su adicción a esa droga debe considerarse impune al estar destinada al autoconsumo.

Francisco José F.P. fue condenado por la Audiencia de Sevilla por un delito de tráfico de drogas porque el 17 de julio de 2018, tras una comunicación vis a vis, introdujo en el recinto penitenciario, escondidas dentro de su cuerpo, 15 bellotas que, una vez expulsadas y analizadas, arrojaron un peso de 148 gramos de cannabis y dos dosis de cocaína. El valor total del alijo eran 874 euros y su destino era la  venta y distribución dentro de la cárcel.

El abogado del preso, Agustín de la Cruz Fernández, pide ahora al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que aplique al condenado la atenuante de miedo insuperable por la existencia de unas amenazas derivadas de una deuda anterior y el miedo que tenía a que pudieran hacer daño a su familia fuera de la cárcel. El tribunal la rechazó por falta de pruebas y por haber sido alegada en el momento mismo del juicio. 

Por otra parte, el recurso recuerda que la propia sentencia reconoció al preso la atenuante de drogadicción a la cocaína y por ello se debe considerar que las dos dosis incautadas, con un peso de 0,3 y 0,1 gramos, “eran en todo momento para consumo propio”.

El abogado considera que hubo un error en la apreciación de la prueba pues la cocaína, como sustancia que causa grave daño a la salud, implica una penalidad muy superior y en este caso el preso “debe ser solo condenado por los 148 gramos de resina de hachís”, que como sustancia que no causa grave daño a la salud implicaría una condena máxima de un año de prisión. La Fiscalía había solicitado inicialmente una condena de nueve años, al tener en cuenta que el recluso contaba con antecedentes por el mismo tipo de delito.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios