Estafa turística

Un polaco estafó a 28 alemanes desde Sevilla

  • Llegaron a pagarle 88.562€ para vender su multipropiedad en la costa andaluza

Turistas tomando el sol en la costa de Almuñécar Turistas tomando el sol en la costa de Almuñécar

Turistas tomando el sol en la costa de Almuñécar

Un hombre nacido en Polonia, de nacionalidad alemana, ha sido condenado a tres años de cárcel por estafar 280.000 euros a 28 alemanes, a las que convenció para que vendieran sus derechos sobre multipropiedad de apartamentos turísticos en la costa andaluza y Canarias.

El condenado, trabajando para personas que no han sido identificadas, abrió entre abril y junio de 2009 un total de 15 cuentas en distintas entidades bancarias, en su mayor parte en Sevilla, para recibir en ellas el dinero de los perjudicados. Las cuentas permanecieron abiertas solo dos meses hasta que el acusado las canceló y retiró  todo su efectivo, según la sentencia a la que tuvo acceso este periódico.

El estafador nació en Lodz (Polonia) pero es de nacionalidad alemana y está en prisión en España desde que fue entregado por las autoridades judiciales alemanas en 2018.

El juicio no llegó a celebrarse en la Audiencia Nacional en noviembre porque el acusado reconoció los hechos y aceptó la condena solicitada por el fiscal, que le aplicó la atenuante de confesión tardía y de reparación del daño. También le aplica la agravante de reincidencia porque había sido condenado en Alemania por delitos de falsedad y de estafa.

Según los hechos admitidos, el acusado formaba parte de un grupo organizado que se ponía en contacto con alemanes titulares en España de derechos de multipropiedad turística. Usaban unas empresas de nombre ficticio y al cliente que estuviera interesado en vender sus derechos le enviaban correos electrónicos procedentes aparentemente de un notario español.

Este falso notario llamaba por teléfono a los estafados y les remitía documentos emitidos aparentemente por el Registro de la Propiedad y la Agencia Tributaria de España, donde constaban los impuestos y las tasas que debían abonar.

En total son 28 los afectados, a los que el acusado deberá devolver cantidades que superan los 280.000 euros. La Audiencia Nacional precisa que se trata de una estafa “continuada y agravada por razón de la cuantía”, ya que una de las defraudaciones cometidas (88.562 euros) “supera ampliamente el límite de 50.000 euros”.

La condena es por un delito continuado de falsedad en documento oficial en concurso con un delito continuado de estafa. Los magistrados consideran que el engaño era “bastante, suficiente y proporcional para la consecución de los fines propuestos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios