Medio ambiente

Sevilla puede ser más verde en este mandato

  • El gobierno de Juan Espadas proyecta implantar zonas de bajas emisiones en la capital, carriles reservados para autobuses en grandes avenidas y dos líneas de autobuses de tránsito rápido (BTR) entre Sevilla Este y el centro, con plataforma reservada y por el centro de la calzada

El papel del arbolado en Sevilla, clave para desafiar el cambio climático El papel del arbolado en Sevilla, clave para desafiar el cambio climático

El papel del arbolado en Sevilla, clave para desafiar el cambio climático / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 20

El mandato municipal que ha comenzado, el segundo del socialista Juan Espadas, puede ser importante para la ciudad desde el punto de vista medioambiental, si se cumple lo que está planificado. Lo decimos porque una de las medidas previstas para mitigar el cambio climático de aquí a 2020 (dentro del Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenibles PACES) es la implantación de zonas de bajas emisiones contaminantes en la capital, lo que supone que Sevilla contará con un espacio con circulación restringida para todos los vehículos en el que sólo se permita la entrada de vehículos ecológicamente eficientes. Algo parecido a lo que se hizo con el Madrid central de Manuela Carmena que tiene los días contados.

De aquí a 2020 se implantarán zonas de bajas emisiones contaminantes, con circulación restringida para todos los vehículos y sólo entrada de vehículos ecológicamente eficientes. El lugar está por decidir

Los barrios de Sevilla en los que se pondrán en marcha esas zonas de bajas emisiones están por definir. Los documentos oficiales no dicen nada de que vaya a ser el centro. Podría serlo puesto que la estación de Torneo (en la Barqueta) es la que arroja un mayor nivel de partículas en suspensión (menores de 10 micras y menores de 2,5 micras) en las mediciones de la calidad del aire. Y el tráfico alimentado por derivados del petróleo es responsables mayoritario de estas partículas. El Ayuntamiento asegura que la elección de esa zona tendrá mucho que ver con el resultado de la calidad del aire de cada barrio.

Se asegura que esta medida puede rebajar miles de toneladas de emisiones contaminantes: 17.730 toneladas de CO2 (dióxido de carbono) al año. Es, de hecho, la medida que más emisiones reduce de las que se proponen en materia de transporte para disminuir los peores efectos de la emergencia climática.

El coste de las dos líneas de autobús de tránsito rápido (BTR) de Sevilla Este al Centro Histórico se calcula en 13 millones de euros

Para hacer esta estimación el Ayuntamiento calcula que por cada litro de gasoil se arrojan 2,68 kilos de CO2 y se consumen 9,96 kilovatios por hora de energía. El Consistorio estima que esta medida afectaría al 10% de desplazamientos de vehículos en Sevilla. Las cifras de ahorro de CO2 salen de multiplicar los 47.302 desplazamientos diarios que se producen en la ciudad por 0,25 kilos de CO2 por cada 5 kilómetros durante unos 300 días al año.

Carriles reservados en las grandes avenidas

Otras medidas interesantes son la ampliación de la red de carriles reservados (no pintados en la calzada) para autobús en las grandes avenidas (reducción de 380,4 t/CO2 /año) y poner en marcha dos líneas de autobús de tránsito rápido (BTR) de Sevilla Este al Centro Histórico. Su ventaja es que contarán con plataforma exclusiva de paso por el centro de la calzada, separada del resto del viario y con paradas elevadas para facilitar el acceso rápido al autobús. Se calcula que costaría 13 millones de euros. A ver cómo se traduce del papel a la realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios