Las nueve sinfonías de Beethoven. Marta Vela | Crítica Un Beethoven germinal

  • Fórcola publica el acercamiento de la pianista y profesora Marta Vela al corpus sinfónico beethoveniano

Beethoven paseando visto por Julius Schmid. Beethoven paseando visto por Julius Schmid.

Beethoven paseando visto por Julius Schmid. / D. S.

Beethoven llegó a Viena en 1792, con 22 años. Su deslumbrante virtuosismo al piano le permitió convertirse pronto en una personalidad relevante en la capital imperial, pero no fue hasta 1800 que estrenó su primera sinfonía. Es como si el peso dejado en el género sinfónico por sus grandes maestros (Mozart, Haydn) hubiera coartado la voluntad experimentadora del joven, que innovaba ya sin remilgos en el teclado.

Esa conexión con el mundo del Clasicismo y la renovación del lenguaje en casi todos los parámetros musicales que permitiría la supervivencia de la forma durante más de un siglo es muy correctamente señalada por Marta Vela en este libro que acaba de publicar Fórcola. A pesar de emplear en esencia la misma orquesta de los clásicos, Beethoven amplía sonoridades, estira los desarrollos, lo que lo obliga a hacer lo mismo con la coda, poniendo el germen de la transformación de la forma sonata, y añade la voz. Todo ello marcará el desarrollo de la sinfonía a lo largo del siglo XIX.

Las nueve sinfonías de Beethoven - Marta Vela Las nueve sinfonías de Beethoven - Marta Vela

Las nueve sinfonías de Beethoven - Marta Vela

Menos convincente resulta Vela en su idea de que los ideales revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad están detrás de estas transformaciones. Podrían ser esos como otros cualesquiera. Vela ha leído a Norbert Elias e insiste en su vieja tesis de la cesura entre música artesanal y música artística que se produce entre Mozart y Beethoven, aquel muerto en la miseria, abandonado por la sociedad vienesa por su deseo de ser compositor libre; este, acostumbrado a hacer siempre según su voluntad. Los últimos trabajos de Christoph Wolf desmienten esa imagen de Mozart, y en cuanto a Beethoven, su dependencia de sus mecenas aristocráticos tuvo importancia crucial en su estilo al menos hasta 1814.

Marta Vela lo explica bien, porque su libro es un repaso por las condiciones en que cada una de las nueve sinfonías del músico nacieron y fueron estrenadas. Que nadie busque profundos análisis musicales, pues la autora se limita a pequeños comentarios sobre los primeros movimientos, con acotaciones sin duda interesantes sobre motivos, articulaciones, ritmo y armonía, que se hacen muy interesantes en el caso de la Quinta, en la conexión de esta obra con la Novena y en su mirada sobre los esbozos de la Décima. Este libro debería ser sólo el germen de un estudio más profundo y detallado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios