Copa del Rey Racing de Santander-Betis y Villanovense-Sevilla, rivales en dieciseisavos

Jazz

Un espacio de convivencia y libertad

Entre 1977 y 1990 el cuarteto Old And New Dreams refrescó la trascendencia de la obra de Ornette Coleman (1930-2015) de la mano de cuatro álbumes cuyos protagonistas procedían de su misma nómina de colaboradores: el trompetista Don Cherry, el saxo de Dewey Redman, el contrabajista Charlie Haden y la batería del gran Ed Blackwell redimensionaron los fundamentos de su música a través de un catálogo de composiciones propias y del propio Ornette oxigenadas por un espíritu activo y abierto. Ahora, casi tres décadas después, el saxofonista Joshua Redman rememora la presencia de su padre en aquel grupo aplicando un nuevo impulso a tan sustancioso legado. Y lo hace desde una base instrumental análoga a aquella y de la mano de un guion que combina la partitura del grupo -cuatro temas propios y dos de Colley- con revisiones de composiciones grabadas en su momento por Old And New Dreams como Playing de Haden y con reverencias al genio Ornette del peso de la oculta Comme Il Faut. Es inevitable por tanto que la alargada sombra del músico tejano - especialmente en su primera etapa acústica- sobrevuele este notable álbum, dedicado expresamente a Dewey, Don, Charlie, Ed, and Ornette y que no quiere evitar la añoranza del padre perdido en 2006, como consecuencia de una íntima necesidad de conocerlo más de lo que tuvo ocasión de hacerlo en vida. Un paraje, por tanto, de reencuentro con los sueños de ayer y de hoy. Música que sedimenta con sentido y sensibilidad los logros recibidos para relanzarlos a través de un valioso territorio sonoro que transmite al escuchante precisa serenidad y hermosa poesía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios