Monkey Week “La 'movida' fue una serie de casualidades”

  • María José Serrano, Kiki D'akí, estuvo en el origen de la gran eclosión madrileña de los 80. El Monkey rescata a una de las artistas más olvidadas e influyentes de la época

KIki D'akí en una imagen reciente KIki D'akí en una imagen reciente

KIki D'akí en una imagen reciente

A la licenciada en historia leonesa María José Serrano (1954), Jose para los amigos, Kiki D'akí para los que siguieron muy de cerca la movida madrileña, se la puede encontrar cada día en la biblioteca pública del barrio de Usera de Madrid, donde tiene plaza. Es difícil saber cuántos usuarios de este servicio saben que quien les atiende es una figura central en el Madrid de los años 80.

No fue muy famosa. Grabó un disco con cinco canciones de Fernando Márquez, El Zurdo, integrante de Kaka de Luxe y creador de Paraíso y La Mode, también formó parte de un grupo fugaz, Las Chinas, “y ahí acabó todo”. Pero en ese disco había dos canciones que eran himnos, Accidente y El futuro, canciones inolvidables para los pocos que llegaron a ellas.

Antes, a finales de los 70, había estado en la Orquesta Futurama, de donde saldrían los hermanos Auseron y de ahí Radio Futura. “la 'movida' fue una serie de casualidades. Yo llegué de estudiar Historia en Valladolid y aterricé en Madrid en el lugar y en el momento adecuado”, dice humildemente. Le digo que su música era muy naif y se sorprende. “Nunca me lo habían dicho. No sé, a mí entonces me gustaba Blondie”.

De repente, Kiki D'akí aparece en el cartel del Monkey, rodeada de grupos emergentes rebosantes de juventud. Actuará el sábado a las 16,30 en El Puerto. “Qué hora más rara no?”, me dice Kiki, que quiere saber si hará mucho calor porque ella se mueve poco de Madrid. No está muy metida en el mundo de la música independiente y no conoce la formulación del Monkey de música y de bares. Ella fue la primera sorprendida cuando la llamaron para que viniera. “No tengo ni representante”.

Y es que ella desapareció del mundillo musical a mediados de los 80, tuvo una hija con su pareja el guitarrista y pintor Sergio López de Haro, se dedicó a su vida y no reapareció hasta 2003, cuando Joe Borsani, el mítico director artístico de la sala Rock Ola en sus años gloriosos, le propuso volver a grabar. Por entonces ya apenas se veía con sus viejos amigos del Madrid de la movida, “estábamos todos muy dispersos”.

Vio que la escena musical era otra cosa muy distinta a la que ella había abandonado en los 80, “pero bueno, la música es música, eso no ha cambiado aunque la industria haya desaparecido Y renació su figura, en compañía de Sergio López, en los especiales que la sala Siroco (otro lugar estelar del Madrid nocturno) hacía especiales sobre artistas, en muchas ocasiones homenajes a aquellos que iban falleciendo. De ese modo, Kiki D'Akí y Sergio López subían al escenario y cantaban unos días canciones de Carlos Berlanga, otro de France Gall, otro de Bernardo Bonezzi. “Así fuimos creando un repertorio muy bueno con voz y guitarra eléctrica, que pese a ser escaso, las canciones se sostenían muy bien, o eso nos dicen. Y se grabó un disco”.

Eso va a ser el tronco de la actuación en El Puerto. No es que Kiki, que se bautizó así por Kiki de Montparnasse, espere masas. “Espero que quien se acerque, que supongo que no me conocerá porque yo no es que sea muy conocida, se sorprenda viendo algo que no es lo que se ve normalmente”. Y sorprendente será.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios