Perros

Un border collie recibe una herencia de 5 millones de dólares

  • Tras fallecer su dueño, la herencia se transferirá a un fideicomiso para satisfacer las necesidades del perro

lulu lulu

lulu

Lulu, una preciosa border collie, acaba de recibir una herencia millonaria tras haber fallecido su dueño Bill Dorris de 85 años. Este exitoso empresario de Tennesse (Estados Unidos) no estaba casado y decidió dejarle a su compañera de cuatro patas una herencia de nada más y nada menos que cinco millones de dólares. 

La última voluntad del difunto empresario es que el dinero se guarde en un fondo especial y se utilizará para los cuidados de este perro. En su testamento se indica que "los cinco millones de dólares serán transferidos a un fideicomiso que se creará tras mi muerte para el cuidado de mi border collie Lulu, para satisfacer todas sus necesidades". La persona encargada de administrar los bienes en beneficio de Lulu es Martha Burton, una amiga del fallecido que ya ha cuidado en varias ocasiones al perro mientras su dueño estaba fuera por viajes de negocios. 

Martha Burton, la nueva propietaria del animal, no sabe qué pensar sobre este tema. En una entrevista para Newschannel5 que Bill Dorris "realmente amaba a su perro pero no habrá manera de gastar tanta cantidad de dinero". 

El problema vendrá una vez que el border collie muera, ya que en el testamento no especifica qué pasará con ese dinero. 

Animales millonarios

La historia de Los aristogatos en la que la Madame Adelaide decide dejarle su herencia a su gatita Duquesa y sus tres hijos no es una historia tan irreal. No sería la primera vez que un hombre o una mujer deciden dejar su herencia a sus mascotas, anteponiéndolos incluso a su familia. Este es el caso de Om Narayan Verma, un hombre en la India que prefirió dejarle todos sus bienes a su mascota antes que a sus propios hijos. 

pexels-hilary-halliwell-38008 pexels-hilary-halliwell-38008

pexels-hilary-halliwell-38008

En concreto, la herencia fue de 21 hectáreas de terreno, que en un principio eran parte para sus hijos, pero tras una fuerte y acalorada discusión familiar pasarán a ser de su amigo y compañero fiel, su perro. La otra mitad será para su esposa. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios