Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Novedades coches

Skoda renueva el Fabia y deja de venderlo con motores diésel

  • La firma checa elimina los motores de gasóleo de la gama de este utilitario, frente a otras marcas del grupo como Seat y Volkswagen que sí los mantienen en el Ibiza y en el Polo.

Del nuevo Fabia 2018, en el frontal se aprecian nuevos grupos ópticos, parrilla y paragolpes. Del nuevo Fabia 2018, en el frontal se aprecian nuevos grupos ópticos, parrilla y paragolpes.

Del nuevo Fabia 2018, en el frontal se aprecian nuevos grupos ópticos, parrilla y paragolpes.

Skoda, la firma checa perteneciente al Grupo Volkswagen, acaba de lanzar al mercado un renovado Fabia –tanto en su versión de cinco puertas como en el familiar o Combi-, que ya está a la venta con un precio que parte de los 14.950 euros.

Se trata de una actualización –no es un modelo completamente nuevo- que incorpora –entre otras novedades- cambios estéticos, de equipamiento y de motores.

Y en este último apartado –en el de los motores- es donde está la principal novedad. Entre otras cosas porque Skoda ha decidido eliminar de la gama los motores diésel, los conocidos TDI. El argumento para llevar a cabo esta idea ha sido que las ventas del diésel en modelos pequeños como el Fabia eran minoritarias, según responsables de la marca.

Y desde luego razón no les falta. En lo que llevamos de 2018, en el segmento B de los utilitarios –categoría donde se enmarca el Fabia- el 85% de los coches comercializados hasta ahora han sido gasolina e híbridos, frente al 15% de los diésel –los eléctricos apenas tienen un 0,3% en la categoría-.

Y no sólo eso. La tendencia es que mientras que la gasolina ha crecido un 12% en esta categoría, el diésel ha caído cerca de un 30%. De ahí que en Skoda hayan tomado la decisión de suprimir el diésel en el Fabia.

Los grupos ópticos traseros y el paragolpes también se han renovado. Los grupos ópticos traseros y el paragolpes también se han renovado.

Los grupos ópticos traseros y el paragolpes también se han renovado.

Sin embargo, lo que nos sorprende en este sentido es que otras firmas pertenecientes al mismo grupo, como son Seat y la propia Volkswagen, sí que han decidido mantener los motores de gasóleo en sus modelos similares al Skoda Fabia: es decir, el Seat Ibiza y el Volkswagen Polo.

De ahí que intuyamos un cambio de tendencia dentro del Grupo Volkswagen, que quiere a dejar de lado de manera progresiva los motores diésel en los nuevos modelos –sobre todo en los más pequeños- para apostar fuertemente por la gasolina y versiones híbridass o eléctricas para los próximos años.

En lugar de los mencionados motores diésel o TDI, Skoda ha reforzado la gama de los propulsores de gasolina introduciendo en ellos elementos como el filtro de partículas, un elemento que hasta ahora estaba vinculado a los motores de gasóleo y que, cada vez más, se incorpora en los motores de gasolina. Con esta solución, estos motores retienen más partículas, lo que le permite así cumplir con la normativa actual y la de los próximos años.

El interior presenta mejoras en la calidad de los acabados y novedades de equipamiento. El interior presenta mejoras en la calidad de los acabados y novedades de equipamiento.

El interior presenta mejoras en la calidad de los acabados y novedades de equipamiento.

En concreto, la gama del nuevo Fabia ya está a la venta con un único motor de gasolina de tres cilindros y un litro de cilindrada que presenta diferentes variantes. Por un lado está sin inyección –denominado MPI- que rinde 75 CV y por otro está la versión TSI –que mantiene cilindrada y número de cilindros pero suma inyección directa y turbo- que cuenta con dos niveles de potencia 95 y 110 CV. A estos motores se sumará una versión menos potente –de 60 CV- que llegará a finales de año.

Cambios estéticos

En cuanto a los cambios de diseño, tenemos que reconocer que son más bien escasos. Tan sólo apreciamos alguna modificación en la parrilla, en los paragolpes, en las llantas y en los grupos ópticos, estos últimos ahora con diodos de led.

Del interior, el cuadro de instrumentos recibe un nuevo diseño, la consola cuenta ahora con una nueva pantalla de 6,5 pulgadas, algunos materiales del interior y de los asientos han sido mejorados y se ha ampliado la gama de equipamiento, tanto en confort, como en seguridad.

En este último apartado –el de la seguridad-puede sumar ahora cámara de visión trasera, alerta de tráfico posterior y multitud de detalles que hacen la vida más fácil dentro de un coche como un doble conector USB trasero; tapa del depósito de gasolina con un rascador; una papelera en la puerta; soporte para paraguas; redes en el maletero; ganchos…

Al volante

Durante nuestra toma de contacto con el Fabia por los alrededores de Praga –con la versión 1.0 TSI de 95 CV y el acabado Montecarlo- este pequeño modelo se ha mostrado voluntarioso, mostrando así que puede ser una alternativa no sólo para la ciudad sino también para realizar algún que otro viaje de largo recorrido.

Destaca por un interior práctico, cómodo y relativamente amplio en las plazas delanteras para dos adultos. Sobresale este coche porque todo está al alcance y es intuitivo, lo que demuestra una vez más el sentido de la practicidad que tiene Skoda.

Lo más llamativo, no obstante, es la pantalla de 6,5 pulgadas. Lo más llamativo, no obstante, es la pantalla de 6,5 pulgadas.

Lo más llamativo, no obstante, es la pantalla de 6,5 pulgadas.

El motor, como todo propulsor de tres cilindros, se muestra algo remolón en las arrancadas, pero una vez en marcha y lanzado presenta un gran comportamiento. Tiene ciertos bajos y se estira hasta cerca de las 6.500 revoluciones, proporcionando así un amplio margen de revoluciones que permite no utilizar en exceso el cambio de cinco marchas.

A ello se suma un consumo razonable –durante la prueba obtuvimos cerca de 7 litros sin tener mucho miramiento por el gasto- y un elevado equipamiento en el que no echamos en falta de nada.

Sí que es cierto que este Fabia no tiene la pisada que puede mostrar alguno de sus primos hermanos, como son el Seat Ibiza o el Volkswagen Polo, que dan la sensación de estar ante un coche más contundente. Pero también es cierto que el Fabia, a cambio, sí presenta una buena relación entre calidad y precio.

Crecimiento de Skoda en España

El Fabia es para Skoda el modelo más vendido de la marca en España de los últimos años. En concreto, entre los años 2014 y 2018, fecha a la que se corresponde esta generación del Fabia, la firma checa ha comercializado cerca de 37.000 unidades.

Con esta cifra de ventas, el Fabia ha venido logrado en los últimos años la posición número 12 de la categoría, una situación algo lejana quizás a lo que debería tener este modelo que, a nuestro juicio, por calidades y comportamiento, podría estar entre los 10 primeros.

Por su parte, la marca presenta un crecimiento muy importante en los últimos años. Hasta el mes de julio la firma checa ha comercializado un total de 20.000 unidades en nuestro país, lo que supone un incremento del 22% respecto al mismo período del año pasado. Esta subida se debe principalmente a la llegada de SUV como el Kodiaq o Karoq, dos modelos que hasta la fecha no tenía Skoda y que están permitiendo que la firma checa obtenga cifras récord de ventas.

Además, el futuro también es esperanzador puesto que en los próximos años, Skoda podría recibir un SUV-B también nuevo que también pertenecería a la misma categoría en la que compiten otros modelos del grupo como el Seat Arona y el Volkswagen T-Cross.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios