francia-bélgica

Talento y vatios hacia la gran final

  • Dos bloques muy bien ensamblados por sus técnicos colisionan en San Petersburgo

  • Meunier, la única baja

El portero Thibaut Courtois, durante el entrenamiento de Bélgica ayer en el estadio Guchkovo de Moscú. El portero Thibaut Courtois, durante el entrenamiento de Bélgica ayer en el estadio Guchkovo de Moscú.

El portero Thibaut Courtois, durante el entrenamiento de Bélgica ayer en el estadio Guchkovo de Moscú. / felipe trueba / efe

La primera semifinal del Mundial será un duelo entre las dos selecciones que mejores sensaciones ofrecieron a lo largo del torneo: Francia y Bélgica.

Aunque con características diferentes, ambas llegan al choque en San Petersburgo sin conocer la derrota: los belgas ganaron sus cinco partidos y los galos apenas cedieron un empate en un intrascendente encuentro ante Dinamarca en el que cerraban la fase de grupos.

Mbappé ha demostrado lo que sabe hacer, pero aún debe aprender"

Nada se puede dar por hecho en un Mundial tan imprevisible como el de Rusia, aunque ciertamente, la ganadora partirá como favorita en la final del domingo en Moscú, que será ante Croacia o ante Inglaterra.

De un lado estará la selección de Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, la única gran candidata que corroboró su condición -al contrario que Brasil, Alemania o España- y alcanzó las semifinales. Francia combina talento, potencia física y jerarquía. Así lo ha exhibido en las dos rondas anteriores, en las que dejó en el camino a Argentina y Uruguay.

Enfrente estarán Eden Hazard, Kevin de Bruyne, Romelu Lukaku y compañía, que conforman la llamada generación dorada del fútbol belga. La selección liderada por Roberto Martínez quiere sacudir el tablero y colocar a Bélgica por primera vez en una final. Los diables rouges ya demostraron de lo que son capaces al tumbar los cuartos a Brasil y además llevan un total de 24 partidos imbatidos.

"Bélgica tiene una muy buena generación de jugadores. Sabemos sus cualidades", dijo el ariete francés Olivier Giroud, quien apuntó que el choque "será como un derbi" entre países vecinos.

Francia y Bélgica están muy cercanos en lo geográfico y en lo cultural y también viejos conocidos en lo futbolístico. Se midieron 73 veces en la historia, con 30 triunfos belgas y 19 galos. No obstante, en las dos ocasiones en las que se cruzaron en una Copa del Mundo, fue Francia quien salió victoriosa: en la primera ronda de 1938 y en el duelo por el tercer puesto de 1986.

Aquel Mundial disputado en México hace 32 años marcó durante largo tiempo el techo de los belgas en el certamen. Ahora éstos quieren romper esa barrera y, por qué no, colarse en la exclusiva lista de campeones mundiales. "Tenemos un grupo de jugadores que se merecen el oro", indicó Martínez, el entrenador que activó a los diables rouges desde que tomó el mando en 2016.

Bélgica es el equipo más goleador del certamen con 14 tantos, la mitad por obra de Lukaku (4), Hazard (2) y De Bruyne (1). Pero la selección centroeuropea también cuenta con valores como el portero Thibaut Courtois, vital en el partido ante Brasil.

Francia, si bien exhibió fútbol más especulativo en Rusia, no tiene nada que envidiar en cuanto a poderío ofensivo. Mbappe, con sus dos goles ante Argentina, demostró por qué está llamado a ser uno de los grandes. Y Griezmann, que va creciendo en el torneo, aportó un gol y una asistencia en el triunfo sobre Uruguay. Didier Deschamps también parece a la altura del desafío.

El técnico galo, que busca volver a una final después de la derrota ante Portugal en París, en la final de la Eurocopa 2016, contará con todos sus jugadores disponibles tras el regreso de Matuidi, que podría ser la única novedad en su formación.

Roberto Martínez, por su parte, podría devolver a Bélgica a un más tradicional 4-4-2 después de haber sorprendido a Brasil con una alineación fuera de manual y un De Bruyne más adelantado que de costumbre. Pero seguramente la incógnita se mantendrá hasta último momento. El técnico español no podrá disponer del lateral derecho Meunier, que se pierde el choque por sanción.

El seleccionador belga cuenta con un ayudante que conoce bien a su rival: el ex jugador francés Thierry Henry, quien fue campeón con Les Bleus en 1998. "Será extraño tenerlo enfrente. Él ha sido una inspiración para mí", confesó Kylian Mbappe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios