Mundo

Clamor mundial contra Maduro para el restablecimiento de la democracia

  • La UE y EEUU, entre otros, no reconocen el triunfo chavista en la Constituyente

  • La Fiscalía informa de 121 muertos desde el 1 de abril

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, celebra el triunfo en los comicios en la plaza Bolívar de Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, celebra el triunfo en los comicios en la plaza Bolívar de Caracas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, celebra el triunfo en los comicios en la plaza Bolívar de Caracas. / Nathalie Sayago / efe

El triunfo de Nicolás Maduro en la votación de la Asamblea Constituyente el pasado domingo no existe para un amplio número de países, empezando por los que integran la Unión Europea, pasando por muchos latinoamericanos y culminando en Estados Unidos. Todos urgieron al presidente de Venezuela a restablecer la democracia después de recibir en las urnas el respaldo de ocho millones de votantes, esto es un 41,53% del censo electoral, un resultado que fue celebrado por el Ejecutivo de Caracas. Esta cifra supera el triunfo de Maduro en las elecciones presidenciales de 2013, cuando logró el apoyo de poco más de siete millones de personas, y es mucho mayor que el obtenido en las últimas votaciones, las legislativas de 2015, en las que el chavismo perdió con 5,6 millones de votos frente a los 7,7 de la oposición, que se negó a participar en este proceso que calificó de fraudulento.

La Asamblea Constituyente "no puede ser parte de la solución", declaró ayer la Unión Europea, que condenó el "desproporcionado" uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad durante la jornada de votación. "Una Asamblea Constituyente, elegida en condiciones dudosas y con frecuencia circunstancias violentas no puede ser parte de la solución. Ha aumentado la división y deslegitimará más las instituciones elegidas democráticamente en Venezuela", dijo la UE.

El Gobierno español ya anunció en la noche electoral que no reconocerá en Venezuela "una Asamblea Constituyente que no sea resultado de un amplio consenso nacional, elegida conforme a reglas democráticas de sufragio universal libre, igual, directo y secreto", según indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Estados Unidos advirtió que tomará más medidas contra los "arquitectos del autoritarismo", mientras que México sostuvo que "es momento de privilegiar el diálogo y la reconciliación" con garantías que permitan al pueblo venezolano restaurar el orden democrático. Colombia aseguró que "la instalación por la fuerza de una ilegítima Asamblea Constituyente" llevará a Venezuela a romper la democracia y Perú convocó a una reunión de cancilleres latinoamericanos el 8 de agosto, en Lima, para evaluar la situación en el país y su impacto sobre el orden democrático. Chile, que aseguró que la votación fue una "decisión ilegítima", confirmó su asistencia.

Frente a ellos, el presidente boliviano, Evo Morales, felicitó "al pueblo venezolano" por su participación en la elección y afirmó que Venezuela "es la punta de lanza contra el imperio". También Moscú pidió a la comunidad internacional "contención" y la renuncia a los planes "destructivos" de presionar a Venezuela tras la votación.

Entretanto, la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, informó ayer de que 121 personas han perdido la vida y otras 1.958 han resultado heridas desde el 1 de abril, cuando comenzaron las protestas contra el Gobierno de Maduro. "En los últimos cuatro meses tenemos un saldo lamentable", detalló la titular del Ministerio Público, quien aseguró que 10 personas murieron en la jornada electoral del domingo y ordenó el inicio de una investigación penal por el delito de lesa humanidad que considera se ha cometido con la votación a la Asamblea Constituyente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios