Mundo

Cristina Fernández acusa a Macri de "fabricar" una causa para apresarla

  • La ex presidenta argentina sacude al Gobierno y al Poder Judicial tras acudir a los tribunales por un caso de corrupción

La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner acusó ayer al Gobierno de Mauricio Macri y al Poder Judicial de "fabricar" una causa penal para privarla de libertad, al presentarse ante los tribunales por supuestas irregularidades en operaciones del Banco Central durante su gestión. En su primera citación judicial, Fernández (2007-2015) se presentó ante los tribunales federales de Buenos Aires acompañada por varios miles de manifestantes que se congregaron para expresarle su apoyo.

La ex mandataria recusó al juez federal Claudio Bonadio a cargo de la causa y presentó un escrito en el que afirmó que su resolución de imputarla en esta investigación "resulta contraria a la ley y fundada en hechos absolutamente falsos". Bonadio investiga supuestas irregularidades que habría cometido el año pasado el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en la venta a futuro del dólar, que generó millonarias pérdidas al fisco.

La Justicia investiga si Fernández, su ex ministro de Economía Axel Kicillof y el antiguo directorio del Banco Central supuestamente cometieron el delito de "defraudación contra la administración pública" con los contratos de futuro del dólar que el Banco Central hizo en 2015 y generaron millonarias pérdidas al fisco.

"No vean este hecho como un ataque a una persona. Reflexionemos juntos, recordando la historia y verán que no es el único caso de una ex presidenta perseguida, al contrario", dijo la ex presidenta junto al tribunal.

Tras presentar su escrito a Bonadio, pronunció un discurso sobre un escenario dispuesto por sus fieles, en el que repasó los casos de otros antiguos jefes de Estado que a su juicio fueron perseguidos, como Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón. Muy crítica con el Poder Judicial, en su opinión, esos líderes acabaron siendo perseguidos por los derechos y conquistas que habían logrado.

"Estoy seguro que si pudieran prohibir la letra K del abecedario lo harían", agregó la ex presidenta en relación al apellido de su esposo, el fallecido ex gobernante Néstor Kirchner (2003-2007). "Me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa", continuó Cristina Fernández, para concretar que lo que no harán es que deje de decir lo que siente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios