Mundo

El FMI alerta a Londres de los "altos costes" de un 'Brexit' sin consenso

  • Lagarde avisa de que la economía británica crecerá con moderación aun con un buen pacto con la UE

La presidenta del FMI, Christine Lagarde, junto a la ministra española de Economía, Nadia Calviño. La presidenta del FMI, Christine Lagarde, junto a la ministra española de Economía, Nadia Calviño.

La presidenta del FMI, Christine Lagarde, junto a la ministra española de Economía, Nadia Calviño. / Pablo Ramón / Efe

El Fondo Monetario Internacional (FMI) avisó este lunes de que habrá "significativos y altos costes" para la economía del Reino Unido y "en menor medida" para los países de la Unión Europea si este país deja el bloque comunitario sin un acuerdo bilateral. Al presentar un informe en Londres, la directora gerente del organismo, Christine Lagarde, advirtió de que quedan "puntos clave" por resolver para que el Reino Unido y la UE consigan un acuerdo de Brexit, lo que reduciría el impacto económico para ambas partes.

El FMI sostiene que, incluso con un buen acuerdo de salida con un pacto comercial "para bienes y algunos servicios", este país tendría un crecimiento económico "moderado" en los próximos años, con un 1,5% previsto para 2018 y 2019. Lagarde subrayó que estas proyecciones "asumen un consenso a tiempo con la UE sobre un acuerdo de libre comercio amplio, y un posterior proceso de Brexit relativamente ordenado".

En una comparecencia conjunta, el ministro británico de Economía, el conservador Philip Hammond, reconoció que, al dejar la UE, este país debe asegurarse "una asociación estrecha y duradera" con los Veintisiete. Además, debe tener en cuenta "las advertencias del FMI y otros sobre el coste significativo que no alcanzar un acuerdo con la UE conllevaría para el empleo y la prosperidad británicos".

En su informe periódico sobre las perspectivas económicas del Reino Unido, el FMI señala que "todos los escenarios del Brexit" o salida británica del club comunitario reportarán "costes", pero un hipotético "no acuerdo" representaría "el peor resultado". Aunque un eventual pacto comercial podría reducir el perjuicio económico, "es improbable que traiga suficientes beneficios para contrarrestar los costes" de dejar el bloque, se indica en el documento.

El FMI insta al Reino Unido a preparar medidas para "salvaguardar la estabilidad financiera y monetaria" en caso de que se produzca un Brexit caótico, y prever un posible desplome de la libra y otros activos. El informe advierte de que este país aún afronta "una enorme tarea" de cara a su salida de la UE y considera "improbable" que la haya completado el 29 de marzo de 2019, cuando oficialmente dejará el bloque.

También ha encendido las alarmas la comunidad científica del Reino Unido, que alertó este lunes de que un mal acuerdo o una ruptura total con la UE serían "catastróficos" para el sector, tanto a nivel nacional como europeo.

Alarma entre los científicos británicos

Varios premios Nobel británicos y directivos de la prestigiosa academia de las ciencias Royal Society de Londres comparecieron ante la prensa para expresar su temor de que la ciencia sea "sacrificada" en las negociaciones entre Londres y Bruselas.

"En este momento crucial de las conversaciones, debemos asegurarnos de que la ciencia es una prioridad en la agenda", como lo pueden ser la economía o el asunto de la frontera irlandesa, dijo Venki Ramakrishnan, Nobel de Química en 2012 y actual presidente de la Royal Society, fundada en 1660. Junto a él, abogaron por mantener "el máximo nivel de colaboración con la UE" Paul Nurse, premio Nobel de Medicina en 2001 y director del Instituto Francis Crick de investigación biomédica, y el astrofísico Martin Rees, ex presidente de la Royal Society.

Los tres académicos avisaron de que un mal acuerdo o la ausencia de pacto significarían que el Reino Unido "perdería el acceso a financiación por valor de más de 1.100 millones de euros anuales". Además, con posibles trabas migratorias a la vista, este país "dejaría de atraer a extranjeros con talento", lo que, "a la larga, llevaría a una pérdida de reputación" y del papel predominante del Reino Unido en el mundo científico, señaló Ramakrishnan.

En su opinión, sin la aportación británica, "también la UE perdería su posición como potencia global" en ciencia e innovación, que recuperó con gran esfuerzo en los últimos cuarenta años tras un declive a mediados del siglo XX.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios