Mundo

Londres despliega 300 policías más para frenar el aumento de la violencia

  • Las fuerzas de seguridad intensificarán en las próximas semanas las operaciones para retener y registrar a personas sospechosas

Una mujer deposita velas como homenaje al joven Israel Ogunsola, quien murió apuñalado el miércoles en Hackney, al noreste de Londres. Una mujer deposita velas como homenaje al joven Israel Ogunsola, quien murió apuñalado el miércoles en Hackney, al noreste de Londres.

Una mujer deposita velas como homenaje al joven Israel Ogunsola, quien murió apuñalado el miércoles en Hackney, al noreste de Londres. / andy rain / efe

Londres vive desde hace varias semanas una oleada de violencia que ha llevado a la ciudad a superar por primera vez en la historia moderna la tasa de asesinatos de Nueva York y obligó ayer a la Policía a desplegar 300 agentes adicionales para tratar de evitar nuevos apuñalamientos y tiroteos.

En la última semana han muerto seis personas en las calles de la capital británica, entre ellas la joven de 17 años Tanesha Melbourne-Blake, que recibió un disparo desde un coche cuando se encontraba con un grupo de amigos en el barrio de Tottenham el lunes.

La jefa de Scotland Yard niega que hayan "perdido el control" de los distritos conflictivos

Su caso ha conmocionado a la opinión pública británica y disparado las alertas sobre la creciente violencia entre adolescentes, que según la Policía está avivada por disputas y provocaciones en las redes sociales.

En Londres se abrieron 15 investigaciones por homicidio en febrero y 22 en marzo, por encima de los 14 y 21 casos que se registraron en esos mismos meses en Nueva York, una ciudad con una población similar, de unos 8,5 millones de personas.

La comisaria jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, negó que sus agentes hayan "perdido el control" en los distritos más conflictivos de la ciudad, al tiempo que ordenó el despliegue de cientos de efectivos adicionales.

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, señaló ayer por su parte que las fuerzas de seguridad intensificarán en las próximas semanas las operaciones para retener y registrar a personas sospechosas de llevar armas por la calle.

La capacidad de la Policía para cachear a ciudadanos cuando no han cometido ningún crimen ha provocado polémica en el Reino Unido en los últimos años, después de que informes policiales sugirieran en 2016 que esos registros se hacen en la mayoría de los casos a personas negras y que no son efectivos para reducir la violencia.

Khan afirmó en una entrevista con la cadena BBC que Scotland Yard ampliará ahora esas actuaciones, que estarán "guiadas por información de inteligencia".

"El poder para retener y registrar, si se usa de forma correcta, es una herramienta inestimable para la Policía", sostuvo el alcalde, que consideró que el hecho de que los agentes lleven cámaras adheridas a su uniforme que graban sus actuaciones es una salvaguarda contra posibles abusos.

El ex responsable de la Policía metropolitana de Londres Ian Blair, criticó por su parte que se haya recortado un 20% el presupuesto de Scotland Yard en los últimos años. Blair sostuvo que el Gobierno debería "comprender que esto es un problema a largo plazo" y aumentar la financiación para mejorar los recursos de la Policía, así como la educación y los servicios sociales en zonas deprimidas.

Según Dick, las redes sociales espolean la violencia entre grupos de jóvenes en Londres con mecanismos similares a cómo contribuyen a radicalizar a islamistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios