Mundo

Lula califica el nuevo proceso en su contra como "otra etapa de la farsa judicial"

  • El Congreso brasileño debatió anoche sobre el futuro político de Temer, denunciado por corrupción

Una diputada pide la destitución de Temer ayer en la Cámara de Diputados. Una diputada pide la destitución de Temer ayer en la Cámara de Diputados.

Una diputada pide la destitución de Temer ayer en la Cámara de Diputados. / Joedson Alves / efe

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer que la decisión de la Justicia de aceptar a trámite una nueva denuncia penal por corrupción y lavado de dinero en su contra es parte de la trama judicial con la que se le quiere impedir que dispute las elecciones presidenciales de 2018. "Se trata de otra etapa de la farsa judicial movida por la Lava Jato (como es conocida la investigación por el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras) contra el ex presidente", afirmó la asesoría de prensa de Lula, quien respondió a la decisión del pasado martes del juez Sergio Moro de aceptar a trámite la denuncia en la que se acusa al ex mandatario de recibir ventajas indebidas de dos empresas que se adjudicaron ilegalmente contratos de Petrobras.

Según la denuncia, a cambio de favorecer contratos con Petrobras, las constructoras Odebrecht y OAS costearon millonarias reformas en una casa de campo cuya propiedad es atribuida a Lula en Atibaia. Ésta es la quinta vez que pasa a la condición de reo en un proceso judicial por los desvíos en Petrobras.

Paralelamente, el Congreso abrió ayer una sesión parlamentaria extrardinaria para decidir el futuro político del presidente Michel Temer, denunciado por corrupción y amenazado por un proceso de destitución. La apertura de la sesión en la Cámara Baja fue interrumpida por varios diputados opositores, que entraron al hemiciclo con pancartas con el lema "Fuera Temer". En caso de que el Parlamento votara con una mayoría de dos tercios (342 de 513 diputados) a favor de la denuncia, el mandatario podría ser suspendido de inmediato durante seis meses por el Tribunal Supremo y enfrentarse a un proceso de destitución similar al que desbancó el año pasado a Rousseff de la Presidencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios