Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Mundo

Marruecos acusa a la UE de "no estar a la altura" en su apoyo al control migratorio

  • Rabat denuncia que sus "grandes sacrificios" para frenar a los indocumentados no son compensados

  • El país vecino ha abortado el doble de asaltos de clandestinos de un año a otro

El Gobierno de Marruecos reprochó ayer a la Unión Europea (UE) que la ayuda financiera de Bruselas "no está a la altura" de sus esfuerzos para controlar la emigración desde África hacia el continente europeo.

"Nosotros, como país, estamos haciendo en solitario grandes sacrificios con nuestras posibilidades. Las cifras que circulan sobre el apoyo (financiero de la UE) no llegan al nivel del volumen de nuestro esfuerzo y de los sacrificios que realizamos", declaró el portavoz del Ejecutivo marroquí, Mustafa Jalfi, en su rueda de prensa semanal.

Ésta es la primera vez desde que estalló la última crisis migratoria en que el Gobierno de Rabat se pronuncia oficialmente sobre su papel ante este problema y el insuficiente respaldo recibido por parte de la UE, aunque Jalfi no quiso entrar en cifras concretas como las que se han ido filtrando los pasados días referentes a las necesidades manifestadas por Marruecos.

Según fuentes participantes en el debate migratorio con Rabat, Marruecos habría pedido distintas ayudas por un valor cercano a los 60 millones de euros para afrontar la presión migratoria con medidas policiales y de control fronterizo.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, dijo el miércoles en conversación telefónica con el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, que Bruselas "está dispuesta a aumentar su aportación" tanto a España como a Marruecos para afrontar la "creciente presión migratoria".

No obstante, el presidente del Ejecutivo comunitario indicó que los fondos disponibles en el Fondo Fiduciario de la UE para el norte de África "son desgraciadamente limitados" y las necesidades manifestadas por Marruecos "exigen un esfuerzo financiero muy superior".

La CE cifra el apoyo europeo en inmigración a Marruecos en más de 100 millones de euros en una década, lo cual le sitúa como el segundo país, tras Libia, que más financiación comunitaria recibe en este ámbito entre los vecinos sureños del bloque europeo.

Sin mencionar a Juncker, el portavoz marroquí evitó responder una pregunta referente al malestar de Rabat por que el apoyo de la UE se haya centralizado sobre todo en los Estados del Mediterráneo Oriental, principalmente Turquía, aunque lo reconoció implícitamente al afirmar que "una cooperación (migratoria) que incluya a los países del Mediterráneo Occidental será provechosa para todos".

Jalfi insistió en varias ocasiones en "la necesidad ineludible" de una "cooperación compartida" con la UE para controlar los flujos migratorios, pues, argumentó, "no hay otra alternativa que la cooperación con la Unión Europea".

Ilustró con datos la presión migratoria que también sufre Marruecos: en 2017 (no ofreció cifras del año actual) sus agentes de seguridad abortaron más de 65.000 intentos de emigración clandestina (por patera o en saltos a las vallas de Ceuta y Melilla), en comparación con los 32.000 de 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios