Cumbre telemática

Merkel ve un “serio problema” en el veto húngaro y polaco a las cuentas

  • Ambos países bloquean el presupuesto y el fondo de recuperación de la UE por vincularlo al respeto al Estado de derecho

  • El primer ministro esloveno considera "miope" que se les “demonice”

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, salude a los líderes de la UE antes de la cumbre por videoconferencia, este jueves en Bruselas. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, salude a los líderes de la UE antes de la cumbre por videoconferencia, este jueves en Bruselas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, salude a los líderes de la UE antes de la cumbre por videoconferencia, este jueves en Bruselas. / Olivier Matthys (EFE)

La canciller alemana, Angela Merkel, se ha comprometiido este jueves a hablar con Polonia y Hungría para tratar de resolver el "serio problema" de su veto a los presupuestos comunitarios y ha evitado avanzar fechas de cuándo podría solucionarse.

En la rueda de prensa en la Cancillería que siguió a la videoconferencia que han mantenido esta tarde los jefes de Estado y Gobierno de los 27, Merkel ha explicado que asumirá ese papel de negociador por ejercer la presidencia de turno del Consejo Europeo y ha ofrecido "trabajar duro" pero sin acudir a "amenazas".

"Intentaremos encontrar una vía. Nos esforzaremos. Es un problema serio el que tenemos que resolver. No quiero especular, pero trabajaremos en serio", ha afirmado Merkel, que se ha mostrado abierta a contemplar "todas las opciones" y ha recordado que aún se está "justo al principio" del proceso.

Los primeros ministros de Hungría y Polonia, Viktor Orbán y Mateusz Morawiecki, respectivamente, han defendido su veto al presupuesto comunitario y al fondo de recuperación ante el resto de líderes.

El debate sobre el punto muerto en el que se encuentra el fondo europeo por la negativa de Budapest y Varsovia a ratificarlo duró apenas un cuarto de hora y sólo hubo cinco intervenciones, según fuentes comunitarias.

En primer lugar tomó la palabra el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, y después Merkel resumió la situación en calidad de presidenta de turno de la UE.

Apoyo esloveno

Tras estas dos intervenciones se abrió el debate entre los líderes y únicamente tomaron la palabra Orbán y Morawiecki para defender su postura. Después de ellos intervino el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, quien apoya a Hungría y Polonia en este asunto.

Jansa ha pedido no demonizar a ambos países por su veto al presupuesto 2021-2027 y al programa de rescate económico de la UE por el Covid-19. "Estoy absolutamente en contra de que Hungría y Polonia sean demonizadas. Eso no es solo injusto, sino además miope, especialmente en esta situación en que necesitamos lograr un compromiso", declaró a la televisión pública eslovena TVSlo, en una intervención grabada antes de que arrancara la cumbre.

El primer ministro ha añadido que de ese compromiso depende si en los próximos años los países de la UE tendrán a disposición o no considerables recursos para afrontar las consecuencias del Covid.

El líder conservador, aliado y amigo de Orbán, pidió el miércoles a los líderes europeos que desistan del vincular la recepción de fondos comunitarios al cumplimiento del Estado de derecho, una condición que ha provocado el veto polaco y húngaro.

Michel contactó con todas las delegaciones antes de la videoconferencia para asegurar que el debate estuviera "bajo control". El presidente del Consejo europeo considera que una reunión virtual no es el formato adecuado para abordar un tema "tan complicado".

El equipo del ex primer ministro belga, sin embargo, precisó que esta decisión no supone "infravalorar" la gravedad de la situación y subrayan que el presupuesto y el fondo de recuperación deben ser ratificados "lo antes posible", pero antes es necesario un "acuerdo".

Polonia y Hungría se niegan a ratificar el Marco Financiero Plurianual (MFP) para el periodo 2021-2027 y el fondo de recuperación por el nuevo mecanismo que vincula el desembolso de los fondos europeos al respeto al Estado de derecho. Consideran que se trata de un sistema que viola los tratados comunitarios y además está pensado específicamente para ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios