Mundo

Trump amenaza con suspender la ayuda a los palestinos si no vuelven a negociar

  • El presidente estadounidense acusa a Abbas de haber "faltado al respeto" a su número dos

  • La OLP rechaza "chantajes" y "presiones"

Trump, junto al presidente del Foro Económico Mundial, German Klaus Schwab. Trump, junto al presidente del Foro Económico Mundial, German Klaus Schwab.

Trump, junto al presidente del Foro Económico Mundial, German Klaus Schwab. / LAURENT GILLIERON / efe

El presidente de EEUU, Donald Trump, agitó ayer aún más las ya revueltas aguas en torno al conflicto palestino-israelí, al amenazar con retirar más ayudas a los palestinos si no se sientan a negociar la paz y advertir a la vez a Israel de que el reconocimiento de Jerusalén como capital tendrá un coste.

Nada más pisar el Centro de Congresos donde se celebra el Foro Económico Mundial de Davos y donde el presidente estadounidense pronunciará hoy un discurso tan esperado como temido por la élite política y económica mundial, Trump demostró que no ha venido a Davos a comparar notas con otros líderes sobre la mejor estrategia a seguir para resolver conflictos, especialmente el palestino-israelí.

El presidente de Estados Unidos, el segundo en viajar a Davos desde Bill Clinton en 2000, mantuvo ayer reuniones bilaterales con dos estrechos socios: el Reino Unido e Israel.

En su encuentro con la primera ministra británica, Theresa May, realzó las "excelentes relaciones" entre ambos y calificó de "falsos rumores" las supuestas tensiones entre Washington y Londres a raíz de la reciente cancelación del viaje del presidente a Londres tras quejarse del coste y la ubicación de la nueva embajada.

Hasta ahí nada extraordinario. Pero fue la reunión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, donde Trump decidió incendiar una vez más los ánimos en torno al conflicto palestino-israelí: amenazó con suspender más ayudas a los palestinos y reprochó a los dirigentes de la Autoridad Nacional Palestina haber "faltado al respeto" al "gran" vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

El presidente palestino, Mahmud Abás, se negó a recibir a Pence durante el viaje que éste realizó recientemente a la región, en protesta por la decisión estadounidense de reconocer Jerusalén como capital de Israel el pasado 6 de diciembre, momento desde el que considera que EEUU se ha "descalificado" como mediador para la paz.

EEUU ya ha congelado 65 millones de dólares que aporta al presupuesto regular de la agencia de la ONU para Refugiados Palestinos y suspendido otros 45 millones en ayuda alimentaria.

A los palestinos, dijo Trump, Estados Unidos les da cientos de millones de dólares en ayudas, un dinero, añadió, "que está encima de la mesa, pero no lo recibirán si no se sientan a negociar la paz", sentenció.

La reacción de los palestinos no se hizo esperar: la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y la presidencia palestina rechazaron la política de "chantaje" y "presión" de Trump.

Éste sostuvo que, frente a los palestinos, Israel quiere "hacer la paz", y la otra parte "tiene que hacer la paz también" si quiere seguir recibiendo la ayuda estadounidense.

El presidente de EEUU sugirió que ahora que la cuestión de Jerusalén está "fuera de la mesa" de negociación, los palestinos ya no tienen excusas, porque este asunto era el más duro sobre el que tenían que dialogar.

En su reunión con el primer ministro israelí, Trump se guardó otro as en la manga cuando dijo que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel tendrá un coste para Netanyahu.

"Ganas en un aspecto y tendrás que ceder en algunos más adelante en la negociación" si ésta se reanuda alguna vez, señaló.

Mientras tanto, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, acusaba a Abbas de insultar a Trump y de no tener el "valor" necesario para lograr un compromiso que ponga fin al conflicto en Oriente Próximo.

En Nueva York, Haley puso el foco directamente sobre Abbas y sobre un discurso que pronunció este mes, en el que arremetió contra la decisión estadounidense de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y en el que dijo que ya no aceptaría a Washington como mediador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios