Mundo

Trump vería con buenos ojos que se aplicara la tortura en las cárceles

Donald Trump pidió que se vuelva a permitir el waterboarding, una forma de tortura aplicada en cárceles de diversos países, como mecanismo para lograr extraer información a los reos. Según el magnate estadounidense y candidato del Partido Republicano a la Presidencia de EEUU, es el método que se debería utilizar contra los militantes del Estado Islámico.

Durante su acto de campaña en Ohio, que se celebró el pasado martes, horas después del atentado múltiple en el aeropuerto de Estambul, declaró que se trataba de una forma de tortura que le gustaba mucho. Un comentario que justificó diciendo que "hay que pagar con la misma moneda".

El waterboarding fue calificado por el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como tortura y fue prohibido en el país en 2006. Consiste en dificultar la respiración de una persona hasta que sienta que está a punto de ahogarse. Puede hacerse colocándole una bolsa de plástico en la cabeza o en maniatarlo y, con las piernas suspendidas, meterle la cabeza en un líquido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios