Mundo

Cuatro años de cárcel al ex jefe de campaña de Trump

  • La pena a Paul Manafort, a quien le pedían 24 años, está ligada a la investigación de la injerencia rusa

Paul Manafort sale del juzgado. Paul Manafort sale del juzgado.

Paul Manafort sale del juzgado. / Shawn Thew / Efe

Paul Manafort, ex jefe de campaña de Donald Trump, fue condenado a tres años y 11 meses de prisión por los ocho delitos de fraude de los que fue declarado culpable en agosto pasado. La pena no tiene relación con las actividades que desempeñó como jefe de la campaña de Trump, aunque es producto de la investigación sobre la trama rusa que encabeza el fiscal especial Robert Mueller.

Manafort, de 69 años, se enfrentaba a 24 años de cárcel por los delitos de fraude fiscal y bancario por los que fue condenado, pero el juez T. S. Ellis, con tribunal en Virginia, afirmó que esa cifra hubiese sido "excesiva". El magistrado dijo que Manafort es un hombre que "ha vivido una vida irreprochable" excepto por "el robo de dinero a todos los que pagan impuestos".

El que fuera jefe de campaña de Trump entre junio y agosto de 2016 respondió sentirse "humillado y avergonzado" y pidió al juez que fuera benévolo. En una causa separada y todavía sin sentencia, Manafort está acusado de trabajar durante décadas asesorando a gobiernos extranjeros sin informar al Ejecutivo de EEUU ni cotizar al erario público, como marca la ley.

Está previsto que el miércoles Manafort reciba la condena de este segundo caso, que deberá sumar a los tres años y 11 meses. Éste, de hecho, tuvo que dimitir de la jefatura de campaña de Trump al descubrirse que ocultó a las autoridades un pago de 12,7 millones de dólares por una asesoría al depuesto presidente ucraniano Viktor Yanukovich (2010-2014).

Cuando en mayo de 2017 el Departamento de Justicia nombró al fiscal especial Mueller para investigar la injerencia del Kremlin en las elecciones a la Casa Blanca, éste puso la lupa en las finanzas de Manafort para forzarlp a colaborar.

Cuarto jefe de Comunicación dimitido

Cercado por las acusaciones, terminó por firmar un acuerdo de colaboración con los fiscales que investigaban la campaña de Trump a cambio de recibir una condena reducida en sus procesos. Sin embargo, Mueller rompió el trato al considerar que le había mentido de forma reiterada.

Paralelamente, el jefe de Comunicación de la Casa Blanca, Bill Shine, dimitió ocho meses después de que Trump lo designase como el cuarto responsable de ese puesto durante su mandato, informó ayer la secretaria de prensa, Sarah Sanders. Shine trabajará ahora en la campaña para la reelección de Trump en los comicios de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios