Mundo

Los socialdemócratas alemanes dan el sí a negociar una gran coalición con Merkel

  • Poco más de la mitad del SPD apoya la reedición del pacto con la canciller

Martin Schulz -en el centro-, votando ayer en el plenario del SPD en Bonn. Martin Schulz -en el centro-, votando ayer en el plenario del SPD en Bonn.

Martin Schulz -en el centro-, votando ayer en el plenario del SPD en Bonn. / sascha steinb / efe

Comentarios 2

Los socialdemócratas alemanes decidieron ayer apostar por la cooperación entre Berlín y París y las reformas en la Unión Europea (UE) al dar luz verde, aunque sólo por un estrecho margen, a las negociaciones para reeditar una gran coalición con los democristianos de la canciller Angela Merkel. La sombra del presidente francés, Emmanuel Macron, se extendió sobre el congreso extraordinario que el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) celebra en Bonn, donde los defensores de una nueva alianza con los conservadores apelaron a su responsabilidad con el país y con Europa.

El líder del SPD, Martin Schulz, reveló ante el plenario que la víspera le había llamado Macron, presencia constante en su discurso desde que dio un giro de 180 grados y pasó de rechazar de plano un nuevo Gobierno con Merkel a abogar por esa alianza. Macron cogió también el teléfono para llamarle cuando Merkel fracasó en su primer intento de formar Gobierno con liberales y verdes tras las elecciones de septiembre, y le instó a dialogar con la canciller para abordar las reformas que necesita la UE e imprimirles un sello socialdemócrata.

Schulz se afana en convencer al ala izquierda de su partido del pacto con la CDU

A esa baza se ha aferrado Schulz desde entonces, y a la necesidad de que el SPD frene un posible giro a la derecha de Merkel y los cristianodemócratas alemanes ante el auge de la ultraderecha en el país. Su discurso ayer no despertó pasiones y el resultado lo dejó claro: sólo un 56,4% de los delegados apoyó comenzar negociaciones formales de coalición con el bloque conservador. Los líderes socialdemócratas deberán ahora esforzarse por mejorar lo conseguido en el preacuerdo firmado el pasado 12 de enero, que comenzaba precisamente con un extenso capítulo dedicado a la política europea.

En él, la Unión Cristianodemócrata (CDU), su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y el SPD apostaban por trabajar junto a Francia en la próxima legislatura para fortalecer la UE y se mostraban dispuestos a aumentar la contribución de Alemania al presupuesto comunitario. "La renovación de la UE sólo se conseguirá si Alemana y Francia trabajan juntas y con toda su energía para ello", dice el documento consensuado, que fija como objetivos el fortalecimiento y la reforma de la Eurozona para que se puedan enfrentar mejor crisis futuras. Schulz describió ayer ese documento como "el manifiesto de una Alemania europea", que quiere trabajar por la libertad, la democracia y la solidaridad en el continente.

Consciente de que debía convencer al ala izquierda de su partido, para la que Macron no es precisamente el adalid de la socialdemocracia, Schulz recordó que su apuesta por la gran coalición contaba también con el respaldo del primer ministro griego, Alexis Tsipras. "La postura realmente progresista y de izquierdas no es insistir en la pureza de tus posiciones, sino luchar por cambios que favorezcan a una mayoría. Si ahora puedes lograrlo, es quizás una ocasión que no deba perderse", le dijo Tsipras a Schulz a finales de noviembre.

Merkel, celebró el sí de los socialdemócratas a emprender negociaciones con su partido para una nueva gran coalición de Gobierno, que auguró que serán "intensas". "Nos queda mucho trabajo por delante", señaló la canciller en una breve comparecencia en la sede de la CDU en Berlín. Merkel confió en que las reuniones se desarrollen en un clima de "sensatez", a pesar de las "discrepancias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios