Mundo

La tensión entre Washington y Moscú por Siria aumenta en la ONU

  • El Kremlin asegura que el supuesto ataque químico en Duma fue un montaje orquestado por EEUU y sus aliados

  • La Casa Blanca le acusa de no parar los pies al régimen de Al Asad

Manifestantes protestaban el jueves pasado en el centro de Londres contra una posible represalia militar en Siria. Manifestantes protestaban el jueves pasado en el centro de Londres contra una posible represalia militar en Siria.

Manifestantes protestaban el jueves pasado en el centro de Londres contra una posible represalia militar en Siria. / Neil Hall / Efe

La tensión entre EEUU y Rusia en torno a Siria siguió aumentando ayer en la ONU, donde las dos potencias intercambiaron acusaciones a la espera de que Washington decida si responde militarmente al supuesto uso de armas químicas.

Rusia, que convocó la sesión ante las "amenazas" de EEUU a Siria, volvió a defender que el supuesto ataque químico del sábado en Duma fue un montaje, y que Washington y sus aliados quieren usarlo como pretexto para actuar contra las autoridades de Damasco.

EEUU asegura que el régimen de Damasco usó armas químicas en al menos 50 ocasiones

"Parece que Washington ha adoptado una política categórica para desencadenar una situación militar contra Siria. Esto no puede tolerarse", dijo el embajador ruso, Vasili Nebenzia.

Nebenzia dijo que EEUU, con sus amenazas, está mostrando un comportamiento "no digno" de un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Rusia puede quejarse lo que quiera sobre noticias falsas, pero nadie se cree sus mentiras y sus cortinas de humo", le respondió la representante estadounidense, Nikki Haley, quien aseguró que su país tiene "prueba" de que el ataque existió y defendió que Rusia es también responsable de él por no parar los pies al Gobierno de Bashar al Asad, al que Occidente culpa de lo ocurrido en Duma, donde murieron cerca de medio centenar de personas.

Haley dijo que Moscú "no se ha detenido ante nada para defender los múltiples usos de armas químicas del régimen sirio", utilizando repetidamente su poder de veto para evitar medidas del Consejo de Seguridad. "Se suponía que Rusia debía garantizar que Al Asad no usara armas químicas y ha hecho lo contrario", recalcó.

Según apuntó, EEUU calcula que el régimen ha utilizado armas químicas al menos 50 veces, por lo que el episodio de Duma no es algo aislado.

Haley confirmó que por ahora el presidente Donald Trump no ha tomado una decisión sobre un posible ataque contra Siria a modo de represalia, pero insistió en que tiene que haber respuesta.

EEUU, dijo, está consultando sus movimientos con Francia y el Reino Unido, que ayer coincidieron en que el uso de armas químicas no puede quedar impune.

Por su parte, la representante británica, Karen Pierce, negó categóricamente las acusaciones rusas de que Londres habría participado en el montaje del supuesto ataque de Duma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios