A muerte | Crítica de danza Las Gestring viajan al Hades en una bañera

Una imagen del proceso de ensayos de 'A muerte'. Una imagen del proceso de ensayos de 'A muerte'.

Una imagen del proceso de ensayos de 'A muerte'. / M.G.

Tanto por separado como en esta teatral hermandad que se inventaron hace ya cinco años, Laura Morales y Greta García, además de ser dos buenas bailarinas, han demostrado ya su inusual capacidad para comunicar con el público joven, hijos todos de una sociedad que (según dicen en la pieza) les ha hecho tragar mucha “mierda”. Ambas poseen una frescura que roza la desfachatez y una contagiosa vitalidad natural. Así, sobre todo desde que su hilarante pieza corta Good girl ganara (ex aequo) el Certamen Coreográfico de Madrid en 2016, no han parado de embarcarse en proyectos de creación, tanto nacionales como internacionales.

Pero como se ha dicho en otras ocasiones, una cosa es una pieza breve de 15 minutos y otra un espectáculo de gran formato, como este A muerte, que las Hermanas Gestring han logrado estrenar gracias al sistema del crowfunding. En él, nuestras dos heroínas afrontan su propia muerte utilizando para el tránsito, en lugar de la barca de Caronte, una vieja bañera que se convierte en uno de los elementos principales de un montaje en el que las dos bailan -con escenas tan hermosas como la de su unión casi contorsionista con mallas de esqueleto-, cantan –“Ay, ¿quién maneja mi barca, quién?”- y hablan un montón. También hay humo para la atmósfera de la primera escena, unas luces y un sonido potentísimos, proyecciones, un plástico-laguna Estigia-cola de sirena… En resumen, todo un artificio que, a nuestro entender, juega a veces en contra de esa cercanía y esa sencillez con que siempre nos han conquistado.

El otro hándicap es que, con tanta diversidad de escenas y de elementos, no se logra una unidad de registro; todo se queda a medio camino entre la reflexión irónica, el humor (en el que suelen ser maestras), el surrealismo y el teatro del absurdo. Sin embargo, como hemos dicho muchas veces, es difícil juzgar un espectáculo de este tipo en su estreno. Es seguro que, una vez parido, pronto acabará de definirse. Capacidad e imaginación no les faltan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios