Cultura

'Invencible', lucha de clases en la periferia

  • Maribel Verdú y Pilar Castro interpretan en el Lope la obra del británico Torben Betts, dirigida por Daniel Veronese.

Los contrastes entre personajes opuestos han servido, a menudo, un material irresistible para la comedia. En el caso de Invencible, la obra del inglés Torben Betts que puede verse hasta el domingo en el Teatro Lope de Vega y que interpreta el cuarteto formado por Maribel Verdú, Pilar Castro, Jorge Bosch y Jorge Calvo, la crisis obliga a una pareja con un estatus elevado (Verdú y Bosch) a trasladarse a la periferia, donde empiezan a relacionarse con otro matrimonio (Castro y Calvo). Y, como era predecible, esa convivencia forzada acabará dinamitando las buenas intenciones del principio y desatando una guerra entre contrarios. Pese a ese punto de partida, advierte Verdú, el creador británico consigue sorprender en el desarrollo de la trama. “A las funciones han venido compañeros que escriben, y se quedan asombrados de la capacidad del autor para dar giros inesperados. Intentas adelantarte a lo que va a ocurrir, pero no, te equivocas”, asegura la intérprete madrileña.

El celebrado texto de Betts, al que han llegado a definir como el nuevo Alan Ayckbourn, desembarca en el Lope avalado por otros nombres de prestigio, más allá de los que contiene el reparto: el dramaturgo Jordi Galcerán, responsable de éxitos como El método Grönholm y El crédito, encargado aquí de la adaptación española, y Daniel Veronese, uno de los directores más reputados de la actualidad. “Lo que ha hecho Galcerán es una genialidad. Pero, ¿tú crees que un señor como Veronese se va a quedar tranquilo con eso? No, él ha aportado un montón de cosas”, explican los actores sobre unos ensayos en los que “podíamos cambiar detalles, siempre que hubiera verdad” y que han derivado en “una función que está viva”, celebra Castro.

Parte del entusiasmo que genera en los espectadores este montaje se debe a que junto a la risa “invita al público a la reflexión, al debate”, sostiene Verdú. “Más allá de la crisis general, habla mucho de crisis personales”, añade Castro. El encuentro de los personajes destapará sus frustraciones, sus desengaños, “hasta el punto de que los protagonistas empiezan de un modo y acaban de otro”. Veronese ha sabido explorar ese descontento, como destaca Bosch. “Ha sabido hurgar en las heridas, acentuar la amargura dentro de la comedia, y eso a Torben Betts, que ha venido a vernos un par de veces, le ha encantado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios