Cultura

Isabel Coixet estrena el viernes 'Mapa de los sonidos de Tokio'

  • La directora regresa a los cines con una historia de amor y sexo entre una asesina a sueldo y un comerciante español a los que dan vida Rinko Kikuchi y Sergi López

Para Isabel Coixet rodar una película, aunque sea en Japón, es fácil. Lo "más duro" es, dice, "esperar el test del público" en el estreno en los cines de una nueva cinta, algo que ahora aguarda con la llegada a las salas españolas, el próximo viernes, de Mapa de los sonidos de Tokio.

"Soy de una generación para la que lo de la taquilla no era relevante, ni se pensaba en ella. Ahora no es así, o va la gente a ver tu película o tu supervivencia como cineasta no está clara", explica Coixet, mientras confiesa que le "angustia" si su nueva película "llegará a la gente".

"Todos queremos gustar o, al menos, que lo que hemos hecho sea objeto de discusión", añade esta cineasta a la que le "apasiona" que los espectadores encuentren en sus películas cosas que ella no ha visto, y para quien la suerte de sus trabajos en festivales, concursos y entre los críticos no pesa tanto como "la química entre el autor y el espectador".

"He sido jurado de muchos premios y sé que ahí el que más grita es el que se lleva el gato al agua y creo que en la crítica pesan manías y muchos equívocos sobre mí, pero he aprendido a distanciarme de ellos".

Con títulos como Mi vida sin mí, La vida secreta de las palabras o Elegy, se ha consolidado como una de las firmas más personales y respetadas del cine español actual, algo que a ella no le hace dormirse en los laureles.

"Cuando consigues esa firma, tienes más miedo. Yo ahora tengo miedo a conformarme, a perder la curiosidad", explica.

Asegura que ha sido "la casualidad" del tipo de historias que le han ido "prendiendo" la que le ha llevado a que en su cine predomine el inglés. "A veces en otro idioma me he sentido más libre para aceptar retos", reflexiona Coixet, mientras deja claro que seguirá haciendo películas y "alguna la haré en español, probablemente la próxima". Una cinta de la que no quiere avanzar nada hasta que no escriba el guión pero que, sin duda, se introducirá en ese mundo de almas atormentadas y melancólicas que forma parte de su cine: "La gente solitaria, la que sufre es más interesante. Si no hay nada en esta vida que te haya hecho sufrir o que te haya decepcionado, ¡vaya vida!".

En Mapa de los sonidos de Tokio Coixet se ha fijado más en "las cosas que nos unen, que en las que nos separan", entre dos personas como Ryu, una trabajadora del mercado de pescado de Tokio que también es una asesina a sueldo (encarnada por Rinko Kikuchi), y David, un español que tiene en la capital japonesa un comercio de vino español y al que da vida Sergi López. "Son dos personas diferentes que, encerradas en un espacio, descubren que no hay tantas cosas que les separan".

La pasión estallará entre ambos y demostrará que, por más diferentes que las culturas sean, "el hecho del amor es un lenguaje universal que, a veces, lleva a dolores, a tristezas", explica a su vez la protagonista, Rinko Kikuchi, que inició su carrera como modelo publicitaria y ha atraído más propuestas del cine internacional que del japonés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios