Joven Orquesta Barroca de Sevilla | Crítica Queremos tanto a Vivaldi

La JOBS con Valentín Sánchez al frente La JOBS con Valentín Sánchez al frente

La JOBS con Valentín Sánchez al frente / P. J. V.

Se me perdonará el remedo a Cortázar en el titular, que viene a recoger también lo que decía Valentín Sánchez en medio del concierto (“Nos gusta mucho Vivaldi”) y que no deja de ser un lugar común de los amantes del Barroco. Tan querida para tantos aficionados, la música del veneciano parece sin duda, por su brillo, luminosidad y carácter jubiloso y expansivo, muy adecuada para un conjunto de jóvenes.

Se escogieron además piezas en modo menor, que nos presentan al Vivaldi más dramático y expresivo. Si en el Concierto para dos violines Op.3 nº8, obra de gran virtuosismo, se notó muy especialmente la corta edad de los intérpretes (sobre todo, en el complejo tiempo lento), el RV 134 (un concerto ripieno abierto por una imponente fuga) fue tocado con perfiles claros y articulación firme y el primer movimiento del Concierto para 4 violines de la propina sonó espléndido en conjunción y estilo.

Los chicos de la JOBS tocan con sus instrumentos modernos, pero junto a Valentín Sánchez, Ventura Rico y los profesores de la OBS que colaboran con ellos van aprendiendo de la mejor forma posible, ensayando y tocando para el público, formas de ataque, fraseo, acentuación, articulación y ornamentación típicas del Barroco, lo cual es de enorme interés para su formación. Del regocijo de la Obertura de Salomón de Haendel al Concierto final de Dall’Abaco mostraron sus progresos y su entusiasmo. Fue acaso en la Sinfonía de Fasch donde se hicieron más evidentes y emocionantes. Su esfuerzo, el de sus profesores y familiares, merece desde luego el más encendido de los aplausos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios