Cultura

Metro Goldwyn Mayer se declara en quiebra

  • El estudio adopta la medida como parte de un plan para tratar de reflotar la compañía

El veterano estudio de Hollywood Metro Goldwyn Mayer (MGM) se declaró ayer oficialmente en bancarrota como parte de un proceso de reestructuración con el que se pretende reflotar la compañía. Tal y como estaba previsto, MGM se acogió al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos y presentó ante los tribunales neoyorquinos su estrategia de reorganización para su aprobación judicial, un trámite que se calcula que podría demorarse al menos un mes. El plan para revivir a MGM, que arrastra una deuda de 4.000 millones de dólares (2.845 millones de euros), se sustenta sobre un acuerdo con la productora Spyglass Entertainment, cuyos ejecutivos pasarán a dirigir el estudio una vez salga de la bancarrota. La operación fue posible tras ser aprobada por los acreedores de la empresa, quienes accedieron a convertir su participación en la deuda en acciones de la nueva MGM.

Entre las decenas de acreedores de MGM se encuentran compañías como Anchorage Advisors LLC, Highland Capital Management LP y el millonario Carl Icahn, quien durante meses ha intentado lograr la fusión entre MGM y el estudio Lionsgate, del que es máximo accionista, una operación que aún no ha prosperado. A cambio del acuerdo con Spyglass, Icahn se garantizó un puesto en el nuevo consejo de administración. MGM, dueña de los derechos de la franquicia James Bond, es poseedora de un catálogo de unas 4.000 películas, entre ellas clásicos como El mago de Oz, Lo que el viento se llevó o Ben-Hur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios