Cultura

Montaño: "El festival facturó miles de euros a la empresa de su subdirector"

  • La delegada de Cultura arremete contra un colaborador de Manuel Grosso como respuesta a las acusaciones de que una empresa a la que estuvo vinculado Rosado trabaja para el certamen sevillano

El pulso entre Manuel Grosso -el antiguo director del Festival de Cine de Sevilla- y la Andalucía Film Commission, encargada de la dirección técnica del certamen, parece no haber acabado después de la dimisión del primero. Por el contrario, la cita parece haber entrado en una crisis institucional de inesperadas proporciones, en la que se suceden las acusaciones y los desmentidos. Mientras el presidente de la Andalucía Film Commission, Carlos Rosado, anunciaba su dimisión acusado de contratar a una empresa de la que fue socio, la delegada de Cultura, Maribel Montaño, salió en su defensa alegando que el subdirector de anteriores ediciones, Pepe Iglesias, había conseguido "contratos de cientos de miles de euros".

Rosado ponía ayer su cargo a disposición del Ayuntamiento después de que desde algún medio se le acusara de haber contratado para el festival a una empresa a la que estaba vinculado, Below Group, a la que se destinaron más de 460.000 euros del presupuesto de la pasada edición.

La vinculación de Rosado con la empresa Below Group se debe a que creó con responsables de ésta la sociedad Be Culture, dedicada a la gestión cultural, aunque el presidente de la AFC sostiene que esta firma nunca llegó a funcionar y, de hecho, asegura que renunció a todas sus acciones en octubre del pasado año, un mes antes de que comenzara el evento. Sin embargo, una información aparecida ayer apuntaba que Rosado mantuvo su relación con Below Group a través de una acción a título individual.

El presidente de la Andalucía Film Commission aseguró a Europa Press que no iba a tener relación con el Festival de Cine, "salvo que el Consistorio me diga que no ve problemas en que siga y me lo pida". Rosado añadió que su "tarea está hecha", en referencia al diseño de la nueva estructura del certamen. "Yo me aparto totalmente del festival, y si el Consistorio sigue confiando en la Andalucía Film Commission para llevar la gestión del certamen, estaré encantado de que mi entidad siga ahí, pero no quiero ser un problema para nadie", argumentó.

La delegada de Cultura, Maribel Montaño, quiso restar importancia a la contratación de Below por parte de Rosado y declaró que "este año y en anteriores ediciones", había una "relación mercantil" que vinculaba el festival "a la empresa Suma y Sigue, con la adjudicación de contratos por cientos de miles de euros, cuando esta compañía es propiedad del subdirector del certamen, Pepe Iglesias, hombre de confianza de Manuel Grosso".

Todo apunta a que Montaño se venga de este modo ante la sospecha de una posible filtración interesada por parte de Grosso de las noticias publicadas sobre Rosado.

Así, tras reiterar que estas contrataciones han seguido "los procedimientos legales", preguntó "por qué con Suma y Sigue nadie dijo nada". "Es evidente que hay una diferencia entre ambos casos, pero ser subdirector del Festival da unas competencias y permite aconsejar a quien tiene que tomar las decisiones", dijo.

Por su parte, Pepe Iglesias aclaró ayer a este periódico que nunca hubo una relación contractual directa con él, sino "siempre con Suma y Sigue" por una serie de servicios -entre ellos gestionar la comunicación del Festival- que incluían las labores del subdirector. Desde 2003, la empresa estuvo contratada por distintas instituciones e, incluso, la Andalucía Film Commissión contó con ella durante la edición del pasado año.

También en defensa de Carlos Rosado salió ayer el director general de la empresa Below Group, José Carlos Conde, que aclaró que el presidente de la Andalucía Film Commission dejó de ser socio de su empresa el pasado 3 de octubre, justo 13 días antes de firmar el convenio con el Ayuntamiento para hacerse cargo de la gestión del Festival de Cine Europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios