OBS. Concierto de Santo Tomás | Crítica En un jardín de las delicias

Anna Fusek (Praga, 1981). Anna Fusek (Praga, 1981).

Anna Fusek (Praga, 1981). / D. S.

No estoy seguro de que sea la mejor decisión programar conciertos de flauta dulce en un espacio como la iglesia de la Anunciación, con acústica problemática más allá de las primeras filas. Pero tener a Anna Fusek (Praga, 1981) con la OBS fue un lujo. Más allá de su indiscutible virtuosismo, la checa mostró ser una artista excepcional por su forma de frasear, de respirar, de ornamentar (¡esos inverosímiles trinos con la sopranino!).

Es posible que su primer arreglo de música de Bach (que a su vez la tomó de Vivaldi) para el que usó una flauta contralto no se apreciara en toda su grandeza más allá de la cuarta o quinta fila, pero Fusek lució ya ahí su compromiso con la expresión en un movimiento lento de una exquisitez deslumbrante.

Las flautas más pequeñas, de sonoridades más agudas y penetrantes, ayudaron sin duda a la expansión de su sonido, y ahí no sólo se inventó un concierto para violín y flauta de Vivaldi, a partir del ya raro original para dos oboes, en el que pudieron oírse insólitos juegos imitativos entre los dos instrumentos, sino que brindó un RV 443 del veneciano absolutamente inolvidable, tanto en la dulzura acariciante, poética, de su tiempo central como en el vibrante estallido de vitalidad y luz de los movimientos extremos, articulados de manera impecable.

El incisivo acompañamiento de la OBS enfatizó la brillantez de los tiempos rápidos con acentuaciones muy marcadas. A Manfredo Kraemer no le importó que el sonido pudiera resultar a veces más agreste de la cuenta o se que produjeran algunos roces con tal de conseguir ese vigor, esa sensación de algo que se agita interiormente y avanza imparable. En el concerto grosso de Geminiani ganó la sensación de profundidad, la claridad de los planos; en Corrette, la delicadeza, el empaste, el brillo; mientras que en las densidades de un Leclair hecho por solistas la OBS sonó más oscura y áspera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios