Patricia Arauzo | Crítica Máscaras poliédricas del piano

Patricia Arauzo presentando la música de Szymanowski en el Espacio Turina.

Patricia Arauzo presentando la música de Szymanowski en el Espacio Turina. / P. J. V.

En la encrucijada de lo moderno a principios del Novecientos, Karol Szymanowski es un caso fascinante de crisol de tradiciones desde una sólida, poliédrica y originalísima personalidad. La pianista burgalesa afincada en Sevilla Patricia Arauzo presentó en el Espacio Turina su reciente grabación con obras para piano de toda la carrera del músico, y en ellas es fácil advertir la herencia chopiniana y lisztiana, el ejemplo cercano de Scriabin, la huella de Debussy y de Mússorgski y el peso del folclore, todo ello arropado por una extraordinaria factura técnica.

Arauzo, que tocó con partitura (rara avis en el universo pianístico), demostró haber hecho suyo el mundo de Szymanowski. Las suyas fueron versiones por completo interiorizadas, llenas de sutilezas de fraseo, color y dinámicas, en las que todo fluyó con flexibilidad, elegancia y naturalidad, rítmicamente bien amarradas y con un virtuosismo de la mejor ley, en el que la mera agilidad nunca estuvo por encima de la expresión y las asperezas se mostraron sin remilgos, bien contrastadas con los pasajes más consonantes y delicados.

Desde ese ritmo distorsionado del Vals romántico (¿antirromántico más bien?) con el que abrió su recital hasta el final apasionado de La serenata de Don Juan de las Masques, música de lejanas resonancias españolas, la joven pianista mostró rigor y vigor, templanza y transparencia. El rubato en las mazurcas fue ejemplar, la forma de sostener el ostinato de la mano izquierda en Shéhérazade, de admirable claridad, y los contrastes de tempi y dinámicas en las sugerentes alternancias que recorren tanto las mazurcas como las variaciones de la Op.3, por completo irreprochables.

El preludio de Scriabin de la propina comulgó a la perfección con la atmósfera, entre misteriosa, romántica e impresionista, del resto del recital. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios