Sasha Savaloni | Crítica Savaloni confirma la calidad de su guitarra

Sasha Savaloni ganó en 2018 el IX Concurso de Guitarra Clásica de Sevilla Sasha Savaloni ganó en 2018 el IX Concurso de Guitarra Clásica de Sevilla

Sasha Savaloni ganó en 2018 el IX Concurso de Guitarra Clásica de Sevilla / D. S.

El guitarrista escocés de origen iraní Sasha Savaloni ofreció el concierto que formaba parte del premio obtenido el año pasado en el Concurso de guitarra clásica del festival sevillano, demostrando las razones de aquel galardón y de otros de carácter internacional que tiene ya en su currículo. Su recital sirvió de preludio a la gala en la que actuaban los finalistas y se proclamó al vencedor de 2019.

A sus 27 años, Savaloni mostró madurez técnica y musical en un programa breve dividido en dos partes claramente diferenciadas: tres obras de otras tantos músicos españoles frente a una extensa partitura del finlandés Magnus Lindberg.

En todos los casos, la guitarra de Savaloni sonó con una extrema claridad y un fraseo de admirable flexibilidad. Es el suyo un estilo que podría tildarse de puramente clásico, que huye del exhibicionismo para refugiarse en una línea depurada y contrastes moderados. Por momentos, incluso peca por exceso de cerebral. Y eso se notó especialmente en una maja de Granados controladísima, aun con exquisitos toques de color (“esas manos de nácar y jazmín de Goya” que glosaba el compositor), y sobre todo en un Falla al que faltó fuego interior, tensión, rupturas, silencios. Como era de esperar de la Sonata de Turina el guitarrista destacó sus perfiles formales, su clasicismo, con un movimiento lento sereno y exquisito en el desgranamiento sutil de sus contrastes dinámicos y un final en el que el rasgueo resultó casi insinuado.

Extraordinaria Mano a mano de Lindberg, pieza inspirada en un tema de Gardel (pero en absoluto un tango) y de carácter tripartito (un poco en el estilo de la sonata turiniana), aunque sin pausas entre sus secciones. Obra a la vez virtuosa y formalista, Savaloni la desmenuzó y la sirvió con un detallismo esclarecedor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios