Ciclo de Jazz del Teatro Central Sintonizando en directo con la historia del jazz

  • La compañía Teatro del Gallinero abre este miércoles el Ciclo de Jazz del espacio de la Cartuja con una sesión de "radio-teatro musical" que recorre los hitos y giros del género

De izquierda a derecha, Pablo Cabra, Paula Padilla, María José Castañeda, Daniel González y Matías Comino: los protagonistas de 'Jazz en la pecera'. De izquierda a derecha, Pablo Cabra, Paula Padilla, María José Castañeda, Daniel González y Matías Comino: los protagonistas de 'Jazz en  la pecera'.

De izquierda a derecha, Pablo Cabra, Paula Padilla, María José Castañeda, Daniel González y Matías Comino: los protagonistas de 'Jazz en la pecera'. / M. G.

¿Qué pasa en un estudio de radio, quién es, qué hace al otro lado del receptor, puede que a cientos de kilómetros, la persona a la que pertenece esa voz que nos está descubriendo discos maravillosos y transmitiendo una sensación de intimidad, ese roce cálido tan particular de la radio? "Porque quién sabe, ¡a lo mejor esa persona, mientras locuta, se está comiendo una lata de fabada!", bromea Jorge Dubarry, actor y dramaturgo sevillano tan amante del hábito de escuchar la radio como del jazz, dos cosas muy antiguas, en efecto, pero no más antiguas que extraordinarias.

"Es una idea que siempre he tenido en el baúl. Desde hacía años quería contar una historia a través de un programa de radio, y también quería hacer algo sobre la historia del jazz, así que ésta me pareció una buena manera de hacer coincidir esos dos viejos deseos. Me gustaba la idea de que el espectador se sintiera como un oyente, pero pudiendo a la vez asomarse a esos momentos que uno muchas veces se imagina cuando escucha la radio", cuenta Dubarry ya en un tono más serio sobre Jazz en la pecera: De Buddy Bolden a Nina Simone, la obra que, después de hacerse con el Premio Especial del Jurado de la última Feria de Teatro en el Sur de Palma del Río, llega este miércoles (21:00, entradas a 15 euros) al Teatro Central.

Con esta obra libre, de espíritu lúdico y difícil de ubicar en un registro determinado, entre "la radio-teatro musical y el concierto teatralizado", como explica la actriz María José Castañeda, comenzará el Ciclo de Jazz del espacio escénico de la Cartuja. Castañeda da vida en la función a María Moreno, una locutora que está haciendo un programa sobre la historia del jazz. El público asistirá a la realización del programa en directo, nunca mejor dicho. Así, mientras se suceden los apuntes sobre la evolución de una de las músicas esenciales y más significativas del siglo XX y los piezas musicales, que interpretará La Pecera Jazz Quartet, una formación de sospechosos habituales reunidos expresamente para este espectáculo, los espectadores irán conociendo, también, algunos aspectos personales de la locutora, que mientras trabaja en su cabina, rodeada de viejos y gloriosos discos, aguarda los resultados de una prueba, una información personalísima que podría cambiar su vida e incluso, en cierto modo, comentan socarrones los responsables de la obra, "la historia del jazz" misma.

Un instante de una función de la obra. Un instante de una función de la obra.

Un instante de una función de la obra.

"Pero de esta trama es mejor no desvelar nada: la sorpresa es importante", dice Castañeda sobre ese recurso narrativo que de paso también convierte Jazz en la pecera en una especie de comedia no declarada. "Esta segunda trama la incluimos a instancias de Javier Berger, con el que llevamos mucho tiempo trabajando en distintos proyectos. Se trataba de que la obra no fuera sólo didáctica, sino que tuviera también vida y chicha por sí misma. También queríamos evitar que fuera una mera sucesión de locución-canción, locución-canción... De modo que nos dimos cuenta de que contar por debajo esa otra historia personal e íntima de la locutora era una manera muy divertida de cohesionar el material", explica Dubarry, que creó hace cinco años junto a Castañeda la compañía Teatro del Gallinero, de la que esta obra es su cuarta producción.

El espectáculo recibió el Premio Especial del Jurado en la última Feria de Palma del Río

Y está, claro, la música. ¿Se puede comprimir la historia del jazz, tan rica y serpenteante que es literalmente inabarcable, en sólo una hora? Se puede, más o menos. Lo malo, dice Paula Padilla, es que descartar canciones para cerrar el repertorio –finalmente compuesto por una docena de canciones, más o menos una por década– fue "un sufrimiento". Lo bueno, claro, es que todo él es soberbio. Veamos, si no: Nuages de Django Reinhardt, In the mood de Glenn Miller, Quizás, quizás, quizás de Nat King Cole, A love supreme de John Coltrane, On the corner de Miles Davis, Eu sei que vou te amar de Tom Jobim y My baby just cares for me de Nina Simone, entre otras canciones (de Bessie Smith, Charlie Parker, Louis Armstrong...), tocará la banda compuesta por Padilla (voz y vocal trumpet), Matías Comino (guitarra), Pablo Cabra (percusión) y Daniel González (bajo y contrabajo), músicos muy bien conocidos en la ciudad por sus múltiples proyectos jazzísticos, desde O Sister!, el de mayor repercusión, hasta The DixieLab, pasando por Très Bien! o Tamal Hot Band.

Lleno de giros, sorpresas y roles cambiados –Castañeda, a veces, se lanza a cantar; y Padilla, con frecuencia, ejerce también de actriz y no sólo de cantante– el espectáculo, dice esta última, "se pasa volando". "Nos costó mucho trabajo preparar la obra... pero una vez en el escenario, eso vuela. Hasta ahora, las veces que la hemos hecho, siempre hemos tenido la sensación de que el público se queda con ganas de más. Y eso es bueno que ocurra, claro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios