Cultura

Torbellinoscreativos setranforman endescafeinadasarmonías

Reapareció el Zahir Ensemble presentando dos obras de peso, pero sin la entidad suficiente como para hacer vibrar los oídos de la audiencia con su interpretación. Tal vez por falta de ensayo, o de rodaje, pero el caso es que la puesta en escena de tales partituras no llegó a convencer.

Una pena, dado que el Zahir está considerado como unos de los mejores grupos -solamente hay cuatro- de música contemporánea en Sevilla. No es cuestión de comparar, pero, que sepamos, existe una grabación del Vortex Temporum de Grisey a cargo de otro ensemble registrada en el año 1996, que aun en ese soporte audio... no se puede dejar de escuchar una y otra vez, es magnífica.

Y una pieza rescatada -en estreno absoluto- Razón dormida (2003) del veterano Luis de Pablo, que tampoco resultó emocionante, sino al contrario, simplemente descriptiva en sus cinco partes. Una obra inspirada en el horror de las pinturas macabras de Goya que no llegó a cautivar a nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios